Un partido a puerta cerrada

  • La UEFA reduce la sanción al Atlético, que tendrá que jugar sin público con el PSV

El Comité de Apelación de la UEFA levantó ayer una parte de la sanción que impuso al Atlético de Madrid por los sucesos durante el partido con el Olympique de Marsella de Champions, y decidió que juegue su próximo partido en casa, pero lo hará a puerta cerrada y sin espectadores.

Se trata del encuentro previsto para el próximo 26 de noviembre contra el PSV Eindhoven. "Después de una cuidadosa consideración de todas las evidencias presentadas y de escuchar a la partes y a varios testigos, el Comité de Apelación ha reducido la clausura inicial de dos partidos más un tercero hipotético en caso de incidentes en el Vicente Calderón en los próximos cinco años, a una sanción de un partido a puerta cerrada y otro posible en caso de incidentes durante dos años", informó el órgano.

La suspensión del entrenador del Atlético, Javier Aguirre, por dos partidos se mantiene, por lo que no podrá estar contra el Liverpool, el 4 de noviembre, ni contra el PSV Eindhoven, el 26.

El jurado decidió igualmente mantener la multa de 150.000 euros al club que había decidido.

El gerente del Atlético de Madrid, Clemente Villaverde, sostuvo que los dirigentes del club no están "en absoluto de acuerdo en cómo se ha llevado el proceso ni con la resolución que se ha tomado". Anunció que el Atlético "se defenderá en la instancia próxima", es decir, en el Tribunal Europeo de Arbitraje. El gerente del Atlético reveló que todo indica que "ahora es más un tema de gritos racistas que de organización". Dos testigos franceses participaron en la audiencia de ayer y aportaron testimonios contra el Atlético sobre agresiones verbales.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios