Betis | deportivo · la previa

Un partido de seis puntos

  • Fase clave Los buenos resultados con Paco Chaparro invitan al optimismo y un triunfo ante el Dépor abriría una brecha considerable Equipo El once será el mismo de Montjuïc

Comentarios 0

No ha querido Paco Chaparro durante la semana tildar de trascendental el encuentro ante el Deportivo, pero la buena racha del equipo verdiblanco desde su llegada y la visita de un rival directo en la zona baja, otorgan a la cita un aroma de encuentro importante. Si el Betis derrotara a los gallegos, la distancia entre ambos se iría hasta los ocho puntos, algo que ya empezaría a sonar a definitivo a estas alturas de la temporada.

Pero el técnico bético no quiere presionar a sus jugadores justo en el momento en el que éstos empiezan a desarrollar el concepto futbolístico que ha pretendido introducir en apenas dos meses. Ante el Espanyol se vio al mejor Betis de los últimos tiempos, con una apuesta clara por la victoria, y Chaparro pretende que esos vientos se trasladen al decisivo encuentro de esta noche. Y, para empezar, la plantilla no quedó concentrada en la previa del partido, algo que era lo habitual, para que los jugadores no acudan a la cita con una excesiva tensión.

Parece claro que la apuesta de Chaparro girará en torno a los mismos jugadores que brindaron en Montjuïc un excelente rendimiento. El portugués Ricardo, cada vez más asentado incluso cuando comete algún error, será el encargado de defender la portería; Damià, Juanito, Melli y Fernando Vega conformarán la línea defensiva, donde la actuación del capitán, que vuelve a la internacionalidad, se antoja clave, con esa apuesta por una defensa más adelantada para ayudar al mediocampo; Arzu, Rivera y Capi repetirán en el trivote, para que Juande aguarde una oportunidad durante el segundo tiempo; mientras que Edu, Caffa y Pavone serán los encargados de poner la pólvora en el ataque.

El equipo bético muestra en cada partido una mejoría en su juego, sobre todo a la hora de crear ocasiones. En los dos últimos partidos en Heliópolis, sin llevar el peso del partido, el Betis se plantó al menos media docena de veces ante la portería rival, algo que con Cúper en la dirección parecía poco menos que imposible. La calidad de Edu, que se ha abonado al gol de cabeza en el segundo palo, y el buen momento de Pavone, son las bazas béticas para desquiciar a las defensas.

Cuestiones extradeportivas al margen, Chaparro goza de un crédito elevadísimo entre la parroquia verdiblanca que, después de un comienzo de año en el que se levantaron las dudas, se ha entregado por completo a la psicología del trianero. Y seguro que Heliópolis, pese a la intempestiva hora de comienzo del partido, registrará una buena entrada para premiar con una merecida ovación el trabajo del cuerpo técnico.

La otra clave de la semana verdiblanca ha pasado por eliminar la euforia del entorno, algo lógico después de semanas de sufrimiento. El Deportivo, y en especial su entrenador, tomaron aire con la victoria ante el Valladolid en Riazor y la intención de Lotina es mantener sus buenos números como visitante. Hasta doce puntos han conseguido los gallegos fuera de casa, lo que representa su principal amenaza y de ahí que Chaparro no quiera confianzas.

Lotina apostará por la variante táctica utilizada la jornada pasada, con una línea de cinco defensas, dos pivotes de destrucción en el mediocampo, para que la calidad de Guardado y la velocidad de Xisco sean sus claves para ganar. El propio Chaparro avisó ayer del peligro deportivista para que sus jugadores no bajen la guardia antes de tiempo.

Pese a que no lo quieran reconocer en público ambos entrenadores, el partido de esta noche es de los que marcan el devenir del año. Si el Betis vence, el ambiente en Heliópolis se cargaría de optimismo, dejando herido de muerte a su rival. Un traspié bético traería de nuevo los fantasmas, los mismos que Chaparro empieza a espantar. Lo dicho, un partido de seis puntos.

más noticias de DEPORTES Ir a la sección Deportes »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios