El pecho henchido por los suyos

  • José Castro muestra su versión más orgullosa tanto por lo que hace su plantilla como por su afición El presidente, como todos los sevillistas, se ilusiona con llegar a otra final

La figura siempre tan comedida y pausada de José Castro no tenía nada que ver con lo que transmitía cuando ayer se colocaba delante de los medios de comunicación antes de partir hacia Lviv, Ucrania. "Me encanta que haya tantos compañeros de los medios de comunicación, señal inequívoca de que algo grande está pasando y no es, ni más ni menos, que por tercer año consecutivo el Sevilla Fútbol Club juega una semifinal de la Liga Europa", dijo el presidente sevillista.

Ésa era la carta de presentación de Castro antes de explicar los motivos que lo conducen a ese estado de ánimo tan crecido. "Nos jugamos tanto que sólo podemos tener la moral alta, es verdad que somos uno de los equipos que más partidos ha jugado, 56, es verdad que tantos partidos de competición dan para lesiones y para cansancio, pero estamos con una ilusión enorme. Sólo y exclusivamente miramos ese camino, esa línea recta, igual que el año pasado y que el anterior, que nos lleve a algo importante, a conseguir un título en la Copa del Rey y a intentar llegar a otra final de la Liga Europa, algo que sería extraordinario para nosotros".

En esa línea recta se interpone un obstáculo llamado Shakhtar Donetsk, algo que sí corrobora el propio empresario utrerano. "Va a ser muy difícil y complicado, no son palabras que siempre se dicen, no, jugamos contra un gran equipo. Parece que nuestro rival no es nadie y ha sido, igual que nosotros, campeón de la Liga Europa. Es un rival potente económicamente y seguro que lo vamos a pasar mal, pero tenemos opciones de eliminarlo también".

¿Cómo cree que puede afectar moralmente el derbi del pasado domingo? "La victoria ante el Betis siempre es importante en Sevilla y lógicamente para la afición y para la propia plantilla, esto es un motivo más de ánimo, de optimismo para lo que nos queda. Siempre digo que hay que disfrutar de este momento tan bonito y tenemos que intentar conseguirlo todo. Es llegar a esa final, ir por la otra final que tenemos y en la Liga seguir luchando. El cuarto puesto está muy difícil, pero sí el quinto, que es nuestra obligación", responde Castro ufano.

Se le comenta entonces que se lo ve más crecido que en otras comparecencias y él mismo lo acepta. "Lo digo porque lo siento así, porque lo tenemos muy cerquita, está ahí, depende de nosotros, de esta gran plantilla que está sufriendo mucho con tantos partidos, pero que tiene una ilusión enorme. Una cosa que tenemos tan cerca, en la yema de los dedos, no podemos más que luchar al máximo por ella para intentar conseguirla. Es la ilusión que genera el propio equipo y el ambiente que hay en la plantilla es extraordinario. Eso me da alas para estar exultante y si yo soy el primero de los sevillistas soy el primero que debe darles ánimos a esta afición, a esta plantilla y a todo lo que suene al Sevilla FC", recalca el presidente nervionense.

Alguien le comenta entonces si su equipo no había dado un paso atrás en el último mes. "No hay bajón posible, sólo hay ilusión, ganas de volver a tocar metal. Saben lo importante que sería ganar por tercer año consecutivo, que ya tenemos tres finales en tres años, poder llegar a una cuarta y encima poder ganarla. Eso es para ser felices todo el verano e irnos a la playa los tres meses", responde con un toque de euforia para analizar después el idilio con la Liga Europa: "En esta competición el Sevilla se transforma. No lo digo yo, ahí están los resultados de toda esta década. Esa conjunción del equipo y la afición es casi imbatible y así ha sido en los últimos años".

¿Balance de la temporada? "Es buena hasta ahora, a partir de ahí puede ser de sobresaliente si ganamos un título, algo que no está al alcance de la mayoría de los equipos. Sólo hay un equipo en las tres competiciones y ése es el Sevilla Fútbol Club, sólo hay un equipo con el Barcelona que pueda ser campeón de la Copa del Rey y sólo hay un equipo español con el Villarreal que pueda optar a la final de la Liga Europa. Es para estar no contento, sino supersatisfecho, exultante..., estoy como puede estar cualquier sevillista. Una final, opción de otra y una década ahí arriba del escalafón, sólo podemos estar contentos", concluye un José Castro que no cabía en sí.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios