Fútbol l Peace Cup

Los penaltis premian al Aston Villa

  • El joven equipo de O'Neill se hace con la Copa de la Paz ante la Juventus

Comentarios 1

La tanda de penaltis quiso premiar al Aston Villa, un equipo con varios jóvenes valores, en la final de la Peace Cup, ante una Juventus que no supo hacer valer su mayor oficio al desperdiciar ocasiones claras durante el segundo periodo. El encuentro tuvo fases de intensidad y ningún dominador claro, pues a la calidad de los juventinos opusieron los villanos juventud y un punto más de velocidad y forma física.

Pese a que no hubo goles, la primera parte resultó entretenida para los escasos espectadores que no se quisieron perder in situ la final de este fallido supertorneo de verano. Tuvo ritmo y no estuvo encorsetada en los rígidos esquemas de que gustan los técnicos. Salió la Juventus con más mordiente. Felipe Melo coartaba las opciones por el centro del Aston Villa y entre Camoranesi y Giovinco encontraban pistas por donde sacar fluidez al rápido fútbol que sale de sus botas. Precisamente fue Giovinco el primero que abrió las hostilidades, en el minuto 2. Recogió un pase interior de Camoranesi y disparó con rapidez. El balón salió desviado y fue el Aston Villa el que replicó tres minutos después por mediación de Young, quien hizo dos recortes a Zebina e intentó sorprender a Buffon sin lograrlo.

Había partido y en esa fase fue el conjunto de Ciro Ferrara el que plantó sus reales con más criterios sobre el campo, pues Melo y Marchisio se imponían en la zona ancha. Sin embargo, el equipo de Martin O'Neill respondió sin resquebrajarse a estos intentos de zarandeos de su rival.

Antes de la media hora de juego, Young comenzó a cambiar el signo del encuentro. Desenvolviéndose por la media punta y la banda izquierda, mostró su avidez en un nuevo disparo seco que Buffon tuvo que atrapar en dos tiempos. Poco después, Zebina remató in extremis, con Carew amenazante, un envenenado centro de Albrighton desde la derecha. A la Juve empezaba a entrarle agua por ambos flancos. Y en el minuto 37, tras una nueva acción de Young, Carew casi marca de libre directo con un disparo durísimo que se fue junto a un palo tras rozar en la barrera. De nuevo Albrighton apareció para poner en aprietos a Buffon tras un pase en el área de Carew. Tampoco vio puerta en pleno zafarrancho villano, mientras que la Juve sólo atinó a responder con un córner que Iaquinta remató picado y alto justo antes del descanso.

Fue como un aviso de que la Juventus iba a ir de verdad por el partido tras el receso. Los de Ciro Ferrara comenzaron a empujar fiados al toque en los tres cuartos de Giovinco y Camoranesi y las ocasiones se sucedieron. Trezeguet envió alto un pase de la muerte de Zebina; Iaquinta cabeceó cruzado y por encima del larguero un centro de Grygera; Trezeguet y Zanetti no atinaron a superar a Gouzan tras un grave despiste de Cuéllar; y Zebina, tras una gran combinación con Camoranesi, se topó de nuevo con Gouzan.

Apenas una falta que casi desvía a gol Carew fue la réplica del Aston Villa en este periodo. Los movimientos ágiles de Albrighton o Young morían ante el oficio defensivo italiano y así se llegó a la prórroga. O'Neill rejuveneció a su equipo con varios canteranos para el tiempo de alargue y el equilibrio volvió al terreno de juego. Nadie parecía poder hacerse con el partido de forma definitiva. Así, fue la tanda de penaltis la que decidió el torneo para el Aston Villa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios