Deportes

El personal de limpieza, espía antidopaje durante los Juegos

  • Esta iniciativa del COI surge para controlar la presencia de agujas 'sospechosas' en los vestuarios de los deportistas.

La batalla contra el dopaje en Londres  2012 abarcará todos los frentes posibles. Incluido el personal de  limpieza, que ya recibió instrucciones de dar aviso en caso de  encontrar cualquier material sospechoso, como jeringas, cánulas o  bolsas de plástico en vestuarios y alojamientos de los deportistas. "Obviamente no hay ninguna indicación al personal para que actúe  de forma clandestina en la villa olímpica", explicó Michael Vesper,  director general del Comité Olímpico Alemán (DOSB), quien, sin  embargo, celebró la inusual medida.

La iniciativa responde a la estricta política "anti-agujas"  del Comité Olímpico Internacional (COI). "Las jeringas sólo pueden  ser utilizadas a través de médicos o personal autorizado", sostuvo  Vesper. Las autoridades tienen previsto realizar 5.000 controles durante  la cita olímpica. Sin embargo, ésa no será la única medida. "Es  extremadamente importante acumular todo el material sospechoso  posible", dijo recientemente Jonathan Harris, máxima autoridad  antidopaje de los Juegos, al presentar la medida. 

En las últimas citas olímpicas, el personal de limpieza encontró  regularmente jeringas usadas y agujas. "Con demasiada frecuencia",  remarcó Arne Ljungqvist, presidente de la comisión médica del COI.  Por ese motivo, el Comité Olímpico Internaciopal (COI) decidió en su  asamblea general de julio de 2011 prohibir el uso de agujas  hipodérmicas en Londres. 

En los Juegos de Invierno de 2002 en Salt Lake City, el personal  de limpieza encontró en el alojamiento de deportistas austríacos  elementos que evidenciaban la realización de transfusiones  sanguíneas. Cuatro años después, en Turín, un registro policial  volvió a descubrir elementos similares en un alojamiento de  esquiadores austríacos. 

David Cowan, director del laboratorio de análisis de Londres, que  implicó una inversión de 20 millones de libras (26 millones de  dólares), confía en descubrir a todos aquellos deportistas que  incurran en dopaje. "El que haga trampa no ganará ningún oro",  sostuvo el bioquímico, quien resaltó la existencia de métodos más  sofisticados de análisis. "Estamos en condiciones de descubrir las  nuevas drogas de diseño". 

Uno de cada dos atletas será controlado en Londres 2012. Y de los  ganadores de medallas ninguno quedará exento. Unas 1.000 personas de  la llamada doping work-force estarán involucradas en lo que es  considerado el evento con mayores controles de la historia olímpica.  A ellos se sumarán 150 científicos, que analizarán luego las pruebas  de orina y sangre. 

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios