Sin piedad para abrir boca

  • El Madrid despierta con un parcial de 24-1 para destrozar al Maccabi

El Real Madrid sumó su primera victoria en los cuartos de la Euroliga tras aplastar al Maccabi (79-53) en un partido marcado por el espectacular 24-1 de parcial que infligieron los locales en el segundo periodo, y en el que Sergio Rodríguez (10 puntos y 10 asistencias) y Rudy Fernández (15 puntos y 6 rebotes) demostraron ser las brújulas de las opciones continentales de los blancos.

Ante un rival de entidad, el Real Madrid aprovechó un segundo cuarto de ensueño en el que el Maccabi sólo fue capaz de anotar cuatro puntos (24-4), sepultando sus opciones de triunfo ante el conjunto de Laso, que no dejó escapar en la segunda mitad la renta obtenida, adelantándose en una eliminatoria que vivirá mañana su segundo acto.

El Maccabi puso pronto sus argumentos sobre la mesa. Una rotación defensiva de impresión, con cambios continuos en cada bloqueo y la alargada sombra de Shawn James (9 puntos, 6 rebotes y 3 tapones) esperando en la zona, además de un ataque ordenado, con paciencia y acierto. Blatt, veterano maestro de la pizarra, sorprendió de inicio.

Porque sólo Rudy opuso resistencia. Sus siete puntos en el primer cuarto fueron lo único de un Madrid que jugaba con el ceño fruncido. El conjunto israelí se fue mandando 14-23 al primer descanso corto y un triple nada más abrir el segundo periodo abortó la opción zonal de Laso.

Ese tiro (14-26) fue el punto de inflexión. Los locales encontraron en Sergio Rodríguez al jugador que necesitaban para activar la maquinaria. Su clínic encontró en Carroll el ejecutor perfecto. El Maccabi no sumó ninguna canasta más en ese acto, padeciendo un 24-1 de parcial que hundió el trabajo anterior. Después, la confianza blanca hizo que amarraran el choque en la segunda parte sin mostrar piedad con su oponente.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios