Los dos pilares sostienen el peso de los anfitriones

  • Kanoute y Daniel aseguran que el Sevilla está obligado a imponer el ritmo para buscar el triunfo · Ambos creen que el pronóstico en un derbi siempre es abierto

Se ven fuertes, son los anfitriones y asumen el peso de ser favoritos en el derbi, con matices. Los dos pilares principales del Sevilla, Kanoute y Daniel, realizaron ayer, a dos días del derbi, un discurso pleno de autoexigencia, aun sabiendo que el partido que van a afrontar, por sus características intrínsecas, es y será siempre de pronóstico incierto. No es que el Sevilla sea el favorito, sino que en los últimos años está más fuerte que el Betis, juega en casa y tiene la responsabilidad de llevar el ritmo y el peso del encuentro para buscar el triunfo. Así de simple. Eso sí, en tanto que derbi, ambos reconocen la enorme dificultad del partido.

"En estos partidos siempre se respetan los rivales uno al otro, pero jugamos en casa y somos los que debemos llevar la manija del partido e imponer nuestro ritmo. Sabemos que, cuando jugamos a nuestro ritmo habitual somos muy difíciles de batir y, en este partido, más que nunca, tenemos que imponer nuestro ritmo", comenta Daniel. Y Kanoute casi coincide con su compañero: "Debemos demostrar que desde hace dos años estamos más fuertes, somos más importantes". Aun así, avisó sobre el favoritismo de este partido, que desde fuera señala a los de Nervión: "El año pasado el Sevilla era más favorito. Este año los dos equipos no han empezado bien la Liga y estamos en un momento en el que el partido estará muy equilibrado".

Para romper ese equilibrio, Daniel no esconde qué es lo que debe hacer el Sevilla: "Tenemos la responsabilidad de atacar e intentar ganar el partido, porque jugamos ante nuestra afición y en casa, venga el venga, debemos ser los más fuertes". "No tenemos que volcar nuestro juego por la derecha, sino atacar con inteligencia por todos lados", replicó sobre las dudas que tiene el Betis en la banda izquierda.

Tanto uno como otro ya han disputado más de un partido de estas características, incluso marcando goles, y hablan desde la experiencia de su dificultad: "Estos partidos son siempre muy difíciles por la historia de los dos equipos -asegura Daniel-, aunque es cierto que el Sevilla está un poco por encima de ellos, aunque cuando ruede el balón se acabará todo y serán dos equipos igualados y con el mismo objetivo de ganar". Y Kanoute insiste en que en un clásico de estas características las diferencias puntuales de nivel quedan en un segundo plano: "Están sufriendo un poco en estos últimos años, pero en este partido debemos olvidarnos del nivel de cada uno, porque es un partido en el que todo puede pasar. El nivel de ambos equipos no quiere decir nada ahora".

En cuanto al oportunismo goleador de Kanoute, clave con dos en el de Liga del pasado año y en el de Copa, el malí también fue autoexigente: "Para un delantero marcar en esos partidos es muy importante, por lo que significa para la ciudad, porque aquí el derbi es el partido del año y tengo muchísima motivación".

Otro de los aspectos que tocó Daniel fue el de la motivación. Preguntado por el modus operandi de Paco Chaparro en el campo anímico, el jugador bahiano fue contundente: "En ese partido no hace falta poner ninguna motivación, porque el partido en sí ya nos hace estar motivados. Los nuevos ya lo saben y los antiguos tenemos la experiencia de otros años. Pero cada uno tiene su manera de concentrarse y si él piensa que así van a estar concentrados, que sigan haciéndolo".

Por último, el delantero de origen francés aclaró que el ambiente del domingo no tendrá nada que ver con el del partido del Denia, en el que hubo algunos pitos: "Fue una situación puntual. Toda la afición estará presente en el estadio, animando al máximo".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios