Una pizarra en la hierba

  • El equipo andaluz es una de las sorpresas más gratas de la Liga · Su forma de entender el fútbol aúna la fortaleza en el centro del campo con la velocidad arriba

Comentarios 2

Uno de los equipos que más interés despierta por su buena temporada pisa esta noche el césped de Nervión. Unai Emery, técnico del conjunto andaluz y una de las promesas más destacadas dentro del elenco de entrenadores nacionales, mostrará su forma de entender el fútbol. La pizarra del vasco se podrá observar en el rectángulo del Pizjuán. El Almería es un equipo que juega de memoria y cada actor actúa en beneficio del grupo con la idea de plasmar la idea principal, que no es otra que la de su entrenador.

El conjunto rojiblanco, un recién ascendido, no tuvo un gasto excesivo en contrataciones en el mercado veraniego debido a que su presupuesto es de los más bajos de Primera División. Pero la secretaría técnica tuvo un ojo clínico para fijarse en nombres completamente desconicidos, otros algo devaluados y, por último, jóvenes que esperaban su primera oportunidad en la élite. Y el experimento no ha podido salir mejor. La temporada del Almería puede ser calificada de notable, incluso rozando el sobresaliente, ya que, a falta de seis jornadas para la conclusión de la Liga, tiene la permanencia asegurada y aún no renuncia a luchar por un puesto entre los seis primeros. Aunque el premio menor de la Intertoto puede abrirles las puertas europeas.

Uno de los valores que destaca de este equipo es la fortaleza defensiva. Es el que más ha ganado por el marcador de 1-0 (en ocho ocasiones), lo que le garantiza un buen número de puntos, sobre todo si se mira su balance anotador (32 goles), el cuarto más bajo de Primera. Para esa rentabilidad, aparte de una buena defensa, tiene mucha culpa la eficacia del equipo rojiblanco en las jugadas de estrategia, en donde Emery vuelve a demostrar sus buenas maneras con la pizarra.

sin balón

El Almería es un conjunto al que es muy difícil cogerle desprevenido. Pero lo más complicado, sin duda, es el modo de hincarle el diente. Sus tres centrocampistas hacen de la zona medular un auténtico campo de minas por el que es muy difícil pasar con el balón controlado. Destaca la labor de Juanito, un central reconvertido a pivote defensivo en su época como jugador del Málaga, y que en muchas ocasiones se mueve como si fuera un tercer central. El único punto débil del entramado defensivo pueden ser las bandas. Emery le pide a sus laterales que actúen como falsos carrileros, por lo que crear superioridad en esa zona puede ser clave.

con balón

Pese a que se piense que el Almería es un conjunto ordenado y defensivo, ni mucho menos desprecia el hecho de atacar. De su triple pivote en el centro del campo, tanto Corona como Felipe Melo son jugadores de corte ofensivo y se suman con peligro al ataque. Después, las bandas, el gran peligro almeriense, la ocupan dos hombres con mucha velocidad. Por la derecha entra Juanma Ortiz, mientras que por la izquierda es Crusat -hoy baja- el que siempre encara con peligro. Negredo, con diez goles, es la referencia.

lo mejor

La buena imagen que ofrece ante equipos técnicamente mejores.

lo peor

Una plantilla un poco corta.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios