La plantilla uno a uno

Beto.Fases de dudas y héroe en penaltis

Hubo momentos en los que el sevillismo dudó de su valía, pero acabó agrandando su figura con actuaciones memorables en la tanda ante el Betis y, cómo no, en la final. 

Javi Varas. Papel secundario asumido desde julio.

Desde el momento en el que el club quería buscarle un destino en verano, su rol estaba cantado que iba a ser el que tuvo.  No obstante, cumplió hasta donde pudo. En Europa le quitaron el caramelo. 

Coke. Partió de suplente y acabó como fijo

La llegada de Figueiras le hizo perder el puesto a inicios de campaña, pero su trabajo le dio la razón. Aportó goles y un más que aceptable nivel defensivo para ganarse la confianza de Emery.

Diogo Figueiras. Detalles en ataque, mucho por aprender

En su haber está que es muy joven y que entiende bien el fútbol de ataque, en paredes y asociaciones, pero aún tiene carencias defensivas para un nivel competitivo alto. Es un futbolista que irá a más.

Pareja. Lesiones, dudas y un final brillante

Generó expectativas y llegó con el aval de Emery, que lo mantuvo en sus peores momentos mientras no estuvo lesionado, pero acabó a un gran nivel, culminado en Turín una final espectacular.

Cala. Chico para todo antes de su marcha

Terminaba contrato y su salida, antes o después, estaba cantada, pero por el camino fue el central más utilizado en las tres competiciones hasta que se formalizó su venta al Cardiff vía Getafe.

Fernando Navarro. Lo más cercano a un hombre de club

Muchos pensaban que la irrupción de Alberto Moreno iba a significar su adiós de la primera línea, pero no fue así. Jugó muchísimo y más de lateral que de central. Capitán, cumplidor, hombre de club...

Carriço. Comodín, oficio y poder de sacrificio 

El portugués, uno de los más castigados por las lesiones, fue clave en muchos momentos de la temporada, como en el punto en que el aire cambió para mejor. De central o de medio, un seguro.

Iborra. El incomprendido de lujo de Emery

Fue una pieza importante a pesar de que el técnico siempre prefirió a otros en su primera elección. Ayudó a ganar muchos partidos y fue clave en la estrategia y el juego aéreo con Fazio. 

Fazio. El año en que por fin se ganó el respeto

Llegó al Sevilla siendo un niño y, tras siete temporadas siendo flanco de las iras del público, por fin se metió al sevillismo en el bolsillo. Dio sensación de empaque, de un futbolista imperial...

Cristóforo. Su lesión llegó en su mejor momento

Le costó coger el ritmo europeo y dio un nivel mejorable en muchos partidos, pero acabó pillando el truco con tan mala suerte que sufrió una grave lesión justo tras sus mejores actuaciones.

Trochowski. Un triunfo que haya vuelto y a ese nivel

Puede resultar casi un milagro que haya regresado a los terrenos de juego con la gravísima lesión que sufrió y sus complicaciones. Muchos no lo logran. Partiendo de ahí, lo hizo a un buen nivel.

Cheryshev. De lesión en lesión, visto y no visto

Su cesión se considera un fracaso desde el mismo momento en que llegó lesionado muscularmente. Recayó quizá en una precipitación de Emery y sufrió otra lesión que lo dejó KO.

Alberto Moreno. Una bomba pese a su irregular ejercicio

En verano subió como la espuma y empezó la Liga como un tiro para luego no seguir esa trayectoria ascendente. Pese a ello está en las quinielas para el Mundial hasta el final. Es un gran activo.

M'bia. Fuerza, a veces sin control, y ese gol...

Con el camerunés, uno de sus preferidos, Emery corrió riesgos, pero lo acabó compensando. Mucha fuerza, a veces sin control, y más positivo con balón que sin él. La final de Turín fue gracias a él.

Vitolo. Un estreno que sorprendió a todos

Llegó de Segunda y desde el minuto uno tuvo un papel relevante para no defraudar. Físico y bien dotado técnicamente, se destapó con personalidad en plazas  grandes como el Camp Nou.

Reyes. La excelencia en dosis pequeñas 

Posiblemente sea el jugador de más calidad de la plantilla, pero diversos factores lo condicionan. Uno de ellos es el físico, pues aguanta sólo una hora, pero su calidad, en el pase, en el juego... es mucha.

Perotti. Tuvo que salir tras meterse en un lío

Protagonizó un extraño caso al celebrar un gol con un feo gesto que la afición no le perdonó hasta el punto de hacerle imposible su continuidad. Volvió a su país y sigue su calvario de lesiones.

Rakitic. Generó un debate y siempre fue el líder

Su posición en el campo fue motivo de controversia hasta que los resultados llegaron y Emery le dio libertad para moverse. Asumió el liderazgo con calidad y dando ejemplo a la hora de correr.

Jairo. De más a menos en su primer año

Nadie contaba con que fuera un fijo en el primer tramo, en el que tuvo días destacados como sorpresa junto a Vitolo. No obstante, todo volvió a lo que estaba en el guión. Futuro.

Gameiro. El Sevilla pagó gol y lo tuvo con el galo

Fue la mayor inversión del verano (10 millones), pero demostró que los vale. No se quedó atrás en la carrera por el gol con Bacca y materializó dos penaltis para la historia al Betis y al Benfica.

Rabello. Oportunidades antes de su cesión

Las lesiones de Reyes, Marin y Cheryshev al mismo tiempo le dieron partidos, pero al chileno parece que le costó evolucionar. El Sevilla lo cedió al Deportivo para tenerlo controlado y allí está jugando.

Marko Marin. Ilusionó pero le falló el físico y algo más  

Llegó a ser comparado con Messi y tuvo algunos días espectaculares, pero le falló el físico (una lesión muscular le duró 3 meses) y quizá algo la actitud. En citas claves -Oporto y Turín- se arrugó.

Carlos Fernández. Tiene un gran futuro pero no es un '9'

Tiene sólo 17 años y mucho reccorrido porque tiene muchísima calidad, pero sobre todo viviendo unos metros fuera del área. Cumplió su fase de este año acumulando minutos y experiencia.

Bacca. Cifras y maneras  de delantero caro

Potencia de piernas, gol y trabajo. Su apuesta fue un gran acierto de la secretaría técnica y lo avalaron sus números, rindiendo desde 

el primer partido a un ritmo fuerte de competitividad.

Rusescu. Un caso repetido en este club

Como le pudo pasar a otros, no tenía sitio con Bacca y Gameiro y, tras ciertos comentarios quizá acelerados, fue cedido a Portugal, donde empezó 

a marcar. Una incógnita.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios