El premio siempre llega

  • Victoria El gol de Juanjo en el último minuto da los tres puntos al filial en un choque muy igualado Ausencias Varios jugadores se reivindicaron cuajando un magnífico encuentro

Comentarios 2

Sufriendo. Éste es el modo preferido por el Sevilla Atlético para llevarse los partidos. Su última victoria en Liga la consiguió en el descuento frente al Hércules. Y después tres jornadas sin sumar los tres puntos, nuevamente en el último suspiro consiguió doblegar a un Salamanca que terminó con diez jugadores. Juanjo, pichichi del equipo con cinco dianas, cabeceó a la red un centro medido de Pablo Sánchez que coloca al filial nervionense con 36 puntos en la tabla, una cifra que permite vivir una semana más con la mayor tranquilidad posible.

Y eso que el partido se preveía muy complicado por varios condicionantes. El primero, el rival. El Salamanca había encadenado seis semanas sin conocer la derrota y fuera del Helmántico suele mostrarse muy peligroso. Aparte, Fermín Galeote, por enésima semana consecutiva, tuvo que romperse la cabeza para conformar una alineación de garantías. Movió las piezas, a priori, de forma algo extraña, pero su apuesta le salió perfecta. Por último, el viento fue fundamental en distintas fases del encuentro, influyendo en jugadas claves para el desarrollo final del mismo.

El duelo se inició con un conjunto salmantino mejor colocado en el terreno de juego, pero con un Sevilla que por medio de sus jugadores de banda creaba los primeros sustos cerca de la meta de Biel Ribas. Eran minutos donde el viento se hizo gran protagonista y las jugadas a balón parado se convirtieron en la mejor arma para llegar a gol. Hasta cuatro saques de esquina botó Salva Sevilla en los primeros veinte minutos. En uno de ellos, el delantero Juanjo remató un poco por encima. La respuesta del Salamanca no se hizo esperar y, como suele ser costumbre, Javi Varas realizó la primera gran parada del partido. En el minuto 19, una falta a unos 35 metros del área a favor del equipo franjirrojo terminó en el primer gol del partido. Salva Sevilla, siempre peligroso en el golpeo a balón parado, colgó con potencia la pelota sobre la portería de Biel Ribas, con la fortuna de que al portero salmantino se le escurrió por debajo del cuerpo. Un gol con fortuna que ponía por delante al equipo que estaba intentando hacer algo por desnivelar el marcador.

El gol hundió al conjunto rival, con lo que los sevillistas se lanzaron en busca del segundo. Víctor Díaz y Salva Sevilla, partiendo siempre desde el centro del campo, rompían la línea de medios del Salamanca y llegaban con claridad cerca del área. Ambos jugadores tuvieron sus opciones en sendas jugadas personales. Con la ventaja mínima del equipo de Fermín Galeote se llegó al final del primer periodo.

El técnico del Salamanca salió a por todas con la entrada de dos delanteros al poco del comienzo del segundo periodo. Pero fue el centrocampista Jorge Alonso el que, de una falta desde el mismo lugar que se había adelantado el Sevilla Atlético, lanzó un potente disparo al que Javi Varas no pudo llegar. Eran minutos de dominio del Salamanca y todo hacía presagiar que el 1-2 no estaba lejos. A ésas que Pino Zamorano expulsó rigurosamente a Álvaro Jurado por un codazo. Con más de veinte minutos por delante, el partido le daba una nueva oportunidad al filial para sumar la victoria. El cuadro adversario se replegó y le dejó el mando a los locales. En una de las últimas jugadas marcó Juanjo. Sufrir para ganar, le resta importancia al sufrimiento.

más noticias de DEPORTES Ir a la sección Deportes »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios