Un año de prisión para Eufemiano Fuentes por la Operación Puerto

  • El preparador físico José Ignacio Labarta, condenado a cuatro meses. Yolanda Fuentes, Manolo Saiz y Vicente Belda son absueltos. La juez ha ordenado destruir las bolsas de sangre intervenidas.

Comentarios 4

El médico Eufemiano Fuentes ha sido condenado a un año de prisión y cuatro de inhabilitación para la medicina deportiva tras ser declarado culpable de un delito contra la salud pública, según dictaminó la jueza Julia Patricia Santamaría en la sentencia de la Operación Puerto. Mientras, el preparador físico José Ignacio Labarta fue condenado a cuatro meses de cárcel y quedaron absueltos los otros tres imputados, Manolo Saiz, Vicente Belda y Yolanda Fuentes.

La jueza ha ordenado la destrucción de las más de 200 bolsas de sangre, plasma y concentrados de hematíes aprehendidas a Eufemiano Fuentes durante la Operación Puerto, lo que cierra la puerta a la posible identificación de nuevos clientes de la trama de dopaje del médico canario. Sin embargo, la orden no se ejecutará hasta que la sentencia sea firme. La Real Federación Española de Ciclismo (RFEC), la Agencia Mundial Antidopaje (AMA), la Unión Ciclista Internacional (UCI) y el Comité Olímpico Italiano (CONI) habían solicitado durante el juicio la entrega de las muestras alícuotas de las bolsas de sangre, pero Santamaría consideró que "prevalecen las garantías del deportista y el respeto a sus derechos fundamentales amparados por la Constitución". 

Fuentes buscaba con su sistema de transfusiones sanguíneas "la exclusiva finalidad de elevar artificialmente el rendimiento físico del ciclista", para lo cual "contaba principalmente con la colaboración de otra persona que no ha sido objeto de enjuiciamiento", en referencia al médico José Luis Merino Batres, que fue liberado del proceso por padecer alzheimer. "Eufemiano Fuentes realizaba esta actividad planificando el sistema de extracciones y reinfusiones de los deportistas coordinándolo con su preparación física a la vista del calendario de competiciones de la temporada del ciclista en cuestión, a fin de conseguir la doble finalidad de óptimos resultados en la competición y al tiempo evitar ser detectado el ciclista en los controles antidopaje, ya que las autotransfusiones se realizaban incluso en periodo de competición", señala la sentencia, integrada por 384 folios.

Además, se considera probado que el médico "en determinados casos" acompañaba el sistema de extracciones y reinfusiones "con la dispensación al ciclista de determinadas especialidades farmacéuticas" prohibidas, "principalmente y en la mayoría de los casos eritropoyetina (EPO), pero también otras sustancias como factores del crecimiento (IGF-1), testosterona, insulina y hormona femenina gonadotropina (hMG)".

Estas prácticas tenían "la exclusiva finalidad de conseguir la elevación del nivel de hematocrito del ciclista" y no de preservar su salud, como defendió Fuentes durante el juicio. Por contra, suponían "un importante peligro para la salud del ciclista" al ponerle en mayor riesgo de sufrir dolencias como "trombosis, infartos (...) e incluso daños neurológicos a nivel cerebral (como mayor probabilidad de accidentes cerebrovasculares, convulsiones, ataque isquémico transitorio y otros como cefalea, debilidad o mareo)". Todos estos riesgos "podían verse incrementados en el caso de que a dicho procedimiento se uniera el consumo de la mencionada eritoproyetina", más aún teniendo en cuenta que los tratamientos se suministraban "de una manera clandestina y al margen de cualquier tipo de control o inspección de las autoridades".

Por su parte, José Ignacio Labarta, ha sido condenado a cuatro meses de cárcel y otros tantos de inhabilitación para ejercer el oficio de entrenador deportivo o cualquier actividad profesional relacionada con el ciclismo, así como a pagar una multa de 1.800 euros. La sentencia le acusa de "colaboración activa circunscrita a la preparación del sistema de entrenamiento del ciclista a fin de conseguir el mayor éxito de las prácticas dirigidas y practicadas directamente por Eufemiano Fuentes, todo ello encaminado igualmente a la obtención del mayor rendimiento del ciclista y a cambio de una remuneración que le pagaba Eufemiano Fuentes".

En cuanto a los otros imputados, la jueza entiende que no ha quedado acreditada la participación en los hechos de Manolo Saiz, ex director deportivo del equipo Liberty; Vicente Belda, ex director deportivo del equipo Comunidad Valenciana; ni de Yolanda Fuentes, ex médico del equipo Comunidad Valenciana. Las partes cuentan ahora con diez hábiles para interponer recurso de apelación ante la Audiencia Provincial de Madrid. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios