"El problema es creerte mejor de lo que eres"

Óscar Quintana posa en un establecimiento de la calle Francos. Óscar Quintana posa en un establecimiento de la calle Francos.

Óscar Quintana posa en un establecimiento de la calle Francos. / j. á. garcía

Una docena de años ha transcurrido desde que Óscar Quintana, actual técnico del Betis Energía Plus, dejara la capital hispalense tras haber entrenado el tramo final de la temporada 04-05 al entonces Caja San Fernando. Al preparador cántabro se le ha encanecido el pelo, ha estilizado la figura y ha seguido aprendiendo de baloncesto, pero sigue siendo el mismo, asegura. De Sevilla, 12 años después, le ha sorprendido gratamente la cantidad de bicicletas que conduce gente de todas las edades. En el club percibe más diferencias: "Hay menos gente arriba", "la cantera es menos profunda" y, sobre todo, que "papá Caja no está ahí para cubrir todos los gastos".

"Justo al llegar se produce una especie de ERE. Escuché una explicación administrativa, muy dolorosa, porque eran los trabajos de personas que conocí y con las que trabajé muy bien, pero entiendo que pretende adecuarse la estructura del club a los tiempos modernos, al club de fútbol y al concepto de cantidad de gasto", resume un Quintana que asume los cambios efectuados en el deporte profesional.

En sus más de 20 años como entrenador de baloncesto profesional, Quintana ha tenido la fortuna de dirigir a jugadores tan conocidos como Calderón, Sergio Llull -son sus dos debilidades-, Campazzo, Marc Gasol o Velimir Perasovic, a quien entrenó varias temporadas en el Fuenlabrada antes de sustituirlo, casualmente, como entrenador del Caja en aquel 2005. "No era un jugador particularmente atlético, pero, además de su talento, insuflaba un espíritu ganador a todos quienes lo rodeaban que era asombroso", dice.

La pasada temporada se enfrentó al Betis Energía Plus como técnico del UCAM Murcia. ¿Qué le pasó a ese equipo para descender? "Esa plantilla no estaba preparada para sufrir. Otros equipos sí viven de esa tensión. Viven de eso, del sufrimiento. El problema es creerse mejor de lo que eres. Pero ser buenos es también levantarse después de caer", recuerda Quintana. Lo importante es que la historia no se repita.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios