Baloncesto l Cajasol

Contra los pronósticos, la historia"Es la hora de tirar hacia arriba"

  • Comas ya logró el triunfo en Fontajau hace dos años con el Caja como colistaAndrés Miso considera que Gerona puede ser el punto de inflexión en el que cambiar la dinámica

Comentarios 0

Si la historia fuese cíclica, al Cajasol le toca repetir el triunfo que consiguiera hace un par de temporadas en el Palau Fontajau, cuando Manel Comas se hizo cargo en su primera etapa de un Caja San Fernando que, como ahora, navegaba a la deriva, aunque, eso sí, con más margen por delante que en esta ocasión, cuando la soga ya aprieta fuerte.

Entonces, el conjunto hispalense se midió al Akasvayu como colista y con el agua al cuello después de tres derrotas consecutivas. Allí se invirtió la dinámica negativa de un equipo con suficientes mimbres para pelear por otras cotas, como ahora, pero incapaz de jugar como un grupo.

El debut de Comas en el banquillo cajista se saldó con triunfo en Manresa (71-77), pero un duro calendario propició que luego llegaran tres derrotas consecutivas frente al Barcelona (83-62) y el DKV Joventut (87-64) a domicilio, y ante el Real Madrid en casa (63-81). De esa forma, el Cajasol arribaba a Gerona en la jornada 12 como último de la ACB con un bagaje de 3-8 en su casillero. Los síntomas de aquel enfermo eran pues muy parecidos a los del actual, que, como entonces, necesita otro triunfo contra pronóstico, como bálsamo a sus males. Y es que tras el choque en Gerona, el Cajasol afronta un calendario que invita a los más optimista a pensar en la reacción. Tras el Akasvayu, esperan en San Pablo el Ricoh Manresa y el Gran Canaria, con el duelo frente al Fuenlabrada en medio, por lo que el Caja se juega muchas posibilidades del objetivo de la permanencia en estas cuatro citas.

Para ello, será crucial uno de los retos planteados por Comas en su presentación: recuperar a Kakiouzis. No en vano, el juego interior cajista está siendo uno de los talones de Aquiles de la temporada, y ante el poder ofensivo en la pintura del Akasvayu la aportación del griego parece fundamental para tener alguna oportunidad. En aquella temporada 2005-06 Lou Roe, entonces referencia primordial en el juego cajista, se convirtió en el gran protagonista del choque con números para enmarcar: 30 puntos, 13 rebotes y 38 de valoración. Curiosamente, ésa fue la reacción que obtuvo Comas del ala-pívot estadounidense después de picar su orgullo profesional con unas declaraciones posteriores a la derrota cosechada en Badalona, medicina que podría probar Kakiouzis, un jugador del que el técnico espera mucho más.

Pero la segunda etapa de Comas se inicia en un escenario muy complicado, pues el Akasvayu, octavo clasificado de la ACB, se ha mostrado como un bloque sólido en su casa aunque algo irregular. Al abrigo de su público ha perdido tres encuentros (frente al Real Madrid, el Axa Barcelona y el pujante Unicaja).

El fantasma del descenso acecha al Cajasol. El triunfo, más que nunca, es una obligación para los hispalenses, que consideran la llegada del nuevo entrenador y el comienzo de la segunda vuelta el punto de inflexión justo para cambiar una dinámica que, hasta ahora, sólo les lleva camino de la LEB Oro.

Ésa es, al menos, la idea de Andrés Miso, uno de los puntales sobre los que se debe asentar el renacer cajista que confía plenamente en el efecto Comas para que, de su mano, los cajistas tiren "hacia arriba" en la clasificación. "Es un técnico con mucho prestigio y experiencia. Esperamos que con él que las cosas vayan mejor y que en la segunda vuelta las cosas cambien, porque ha llegado la hora de tirar hacia arriba", apuntó el escolta, que explicó: "La primera vuelta ha sido realmente mala, pero eso ya es historia. Ahora hay que pensar que partimos de cero, con un nuevo entrenador, y que hay que sacar el mayor número de victorias para terminar la temporada lo más arriba posible y no pasar apuros".

Imponerse al Akasvayu sería el primer paso de la deseada reacción, aunque el madrileño, consciente de la realidad, sabe de la dificultad de una empresa difícil, pero no imposible: "Es un gran equipo y en su cancha es complicado ganar. Sin embargo, si mantenemos la concentración los 40 minutos no dudo en que tendremos alguna opción. Aún no hemos ganado fuera, pero qué mejor manera de empezar la segunda vuelta con Manel que con una victoria en Gerona", concluyó.

más noticias de DEPORTES Ir a la sección Deportes »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios