El proyecto cierra el año sembrando muchas dudas

  • La imagen ofrecida ante el San Roque, unida a la goleada encajada ante el Madrid, crea preocupación.

Comentarios 1

Hay preocupación por las sensaciones que transmite el equipo de Marcelino y no hay quien lo niegue. El juego desplegado en el encuentro de Copa del Rey ante el San Roque, sobre todo en la primera mitad, ha vuelto a encender las alarmas y alimenta las dudas que la afición ya tenía, acrecentadas con el triste espectáculo al que asistió el pasado sábado en la goleada recibida de manos del Madrid (2-6).

En el seno del club se piensa, o se quiere pensar, que la mala imagen ofrecida por momentos ante un rival de Segunda División B puede obedecer a un mal que suele afectar a los equipos profesionales en esta época del año, la cercanía de las vacaciones, la falta de motivación y el hecho de que muchos futbolistas suelen jugar el último partido del año pensando ya en los billetes de avión.

Marcelino ha reconocido ya en varias ocasiones que esperaba a estas alturas de temporada que su equipo se pareciera algo más a lo que él esperaba o al Sevilla que él quiere. De hecho, lejos de mejorar con el paso del tiempo, el rendimiento y la calidad del juego parece sufrir una involución que tiene a los técnicos de alguna forma preocupados. Si ante el Levante el equipo ofreció una buena imagen sobre todo en ataque pese a la derrota y ante el Real Madrid casi no se podía medir el retroceso por la entidad del rival, las dudas vuelven a surgir tras ser incapaz en muchas fases del encuentro de saber controlar a un adversario como el San Roque, que creó en el Sánchez-Pizjuán ocasiones para haber complicado la eliminatoria.

La sensación es que incluso con el cambio de sistema el Sevilla es incapaz de controlar los partidos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios