Un punto, y gracias

  • Los Molares empata gracias a un gol en propia puerta

Quien no se consuela es porque no quiere. Ayer le tocó a Los Molares. El cuadro dirigido por la dupla formada por Juan Gómez y José Manuel Millán rescató un punto de un partido malo en el que el Ventippo tuvo en sus manos los tres puntos. Se los hubiese llevado si Elio no hubiese introducido la pelota en su propia portería en el epílogo.

Los molareños afrontaban el partido plagado de bajas en la zona de ataque, entre las que destacaban la del centrocampista Francis, el mediapunta Adán y el hombre gol del equipo, Nando. No desaprovechó la circunstancia el cuadro de Casariche para agarrar el mando y ponerse por delante merced al gol de Alberto al cuarto de hora.

Por detrás en el marcador, Los Molares adelantó líneas y se lanzó en busca de restablecer la igualada. Llegó antes del paso por los vestuarios con el gol de Jordi, al contragolpe y tras regatear al guardameta Jesús. 1-1 al descanso. Justicia visto los méritos de unos y otros.

Arrancaron los segundos 45 minutos con los locales más enchufados, dando una imagen totalmente opuesta a la de la primera mitad. Perola, en el lanzamiento de una falta, y Jordi pudieron poner por delante a los locales antes de que Ismael, en una contra, dejase muda a la grada tras un fallo en cadena.

Cuando los tres puntos parecían volar hasta Casariche llegó la jugada tonta del encuentro. Una falta lanzada por Roberto condujo al malentendido entre Jesús y Elio, introduciendo el último la pelota en su portería y repartiendo de esta manera los puntos en juego en el último suspiro.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios