Tres puntos y la hegemonía

  • Ganas El Madrid busca un triunfo que lo dispare y que acabe con el ciclo azulgrana Tácticas Mou y Guardiola ocultan sus cartas

El clásico más lujoso de todos los tiempos propondrá, ante una audiencia estimada de 500 millones de espectadores, un interrogante principal: ¿está en condiciones el Real Madrid de acometer un cambio de roles ante el Barcelona?

El Santiago Bernabéu se llenará con 80.000 aficionados deseosos de comprobar si el conjunto de Mourinho recorrió suficiente camino en esta temporada como para pensar en un nuevo ciclo. Por contra, en las botas de los azulgrana está la opción de enviar una respuesta contundente, una más durante la era Guardiola.

Sin ser definitivo, seguramente sea un partido mucho más trascendente de lo que podría pensarse para estas alturas de la temporada. Principalmente porque los blancos tienen tres puntos de ventaja y un partido menos disputado, una diferencia que nunca antes tuvo sobre el Barcelona de Guardiola. Además, la estadística ofrece un detalle interesante: el equipo que ganó el primer clásico de la Liga en los últimos siete años fue al final el campeón.

El Madrid consiguió igualar mucho las apuestas después de sumar 15 victorias consecutivas (iguala 50 años después la racha como Miguel Múñoz como técnico) entre Liga y la Champions. Y lo ha hecho con un estilo definido, presionando en campo contrario y combinando más que la pasada temporada. Es decir: añadió un componente estético a su conocido despliegue físico. Por su parte, el conjunto catalán llega a la cita con una duda principal: su irregular rendimiento fuera de casa, ya que apenas ha ganado nueve de los 18 puntos disputados. Y ahora visita al único equipo de la Liga española que cuenta por triunfos todos los choques jugados como local.

Con todo, de lo que nadie duda es de la excepcional forma de competir que tienen sus jugadores, capaces de ofrecer lo mejor en las circunstancias más extremas. Además, ahí está el currículum de Guardiola como técnico: tres triunfos y dos empates en sus seis visitas al Santiago Bernabéu.

La principal duda del técnico madridista gira en torno a Arbeloa. Su presencia en el lateral condiciona el planteamiento, tras lesionarse muscularmente en el choque con el Ajax. Si Arbeloa es titular, el técnico apostará por tres hombres en el centro, opción que tanto le gustó a Mourinho en el triunfo en Mestalla: Khedira, Lass y Xabi Alonso. En el caso de que Lass tenga que jugar de lateral derecho, el favorito para entrar en la medular es Coentrao, aunque no se descarta la apuesta por el titular habitual Özil. Otra cuestión es ver si saldrá con Benzema o Higuaín en la vanguardia, con más opciones para el francés, acompañando a un tridente que tiene dos puntas seguras: Cristiano Ronaldo y Di María.

Por su parte, Guardiola tiene a todas sus estrellas en buenas condiciones tras al alta de Adriano y la incógnita está en saber si llenará el equipo de centrocampistas o si actuará con una línea convencional de cuatro defensas. Esto es apostar por el dúo de confianza en el eje defensivo para los últimos clásicos Piqué-Puyol o por el ascendente y consolidado Mascherano. Mientras, en el centro del campo, los Xavi, Iniesta, Thiago, Cesc, Busquets y Keita quedan a la espera de si la variante es de cuatro o tres medios.

El encuentro será transmitido para los cinco continentes y se esperan unas audiencias millonarias. Nunca antes hubo tanto dinero y talento reunidos sobre un campo de fútbol. El Real Madrid lucha por la hegemonía y el Barcelona persigue la perpetuación de su ciclo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios