"No hay relax y no ganar sí sería una decepción"

  • Jiménez quiere a toda costa el "honor" de acabar primero de grupo y respalda a De Sanctis

El discurso de Manolo Jiménez en la Champions difiere poco del de la Liga. Cambia el matiz de que las cosas van sobre ruedas, pero básicamente no hay que cambiar nada, ni siquiera estar ya clasificados, porque siempre hay algo en juego, en este caso el honor de ser primero de grupo. "Lo de mañana no tiene que ser un partido de relax. Tenemos que aspirar al máximo para ser campeones. Decir aquí que no sería una decepción ganar mañana no vale. Sí sería una decepción no ganar. Ya es un honor estar en octavos de final, pero más honor aún es ser líderes y para eso estamos aquí", indicó el técnico de Arahal, que no tiene dudas sobre el sustituto de Palop, De Sanctis, el hombre sobre el que estarán todas las miradas puestas esta noche y que, tras su debut en la Copa del Rey y el testimonial en la Liga al suplir un minuto a su compañero, se presenta en su primer duelo de altura. "He visto trabajar a Morgan y no me preocupa nada. Es internacional por Italia, no ha tenido la continuidad que hace que uno esté más asentado en el campo, pero no por casualidad ha llegado al Sevilla. Es un portero de garantías que tiene la confianza de todos. Las lesiones están marcando el devenir del Sevilla y no se puede repetir las alineaciones, pero no estoy preocupado", declaró.

El entrenador sevillista esbozó seguidamente las razones por las que el Sevilla quiere ser primero. "Para mí es muy importante tener la vuelta en casa en el cruce de octavos. Si somos capaces de hacer en la ida un partido correcto, en la vuelta nuestra afición nos puede llevar en volandas. No asegura nada, pero también a priori ser campeón te permite tener un rival más asequible, aunque como segundo van a quedar muchos equipos con nivel de primero", dijo.

¿Y cómo hace el Sevilla para motivarse con un rival que no tiene la literatura del Arsenal? "Hay rivales que por sí solos te motivan y eso algo importante para un profesional, pero los puntos que suman son iguales. El respeto hay que tenérselo a todos", añadió Jiménez, quien reiteró los obstáculos que ha tenido que sortear el Sevilla para ponerse en el camino correcto de recuperar su nivel, sobre todo en la Liga. "El equipo partido a partido tiene que ir al máximo nivel y no pensar que hay un partido que no podemos ganar. Los números están ahí, las clasificaciones están ahí, las lesiones y el tiempo perdido están ahí... pero para un equipo ganador como el Sevilla tiene que estar esa actitud. Coincido con mi presidente en que tiene que salir ganar todo lo que juegue", precisó antes de afirmar que se siente arropado. "Desde que cogí al equipo me siento así. Aparte de saber por mi director deportivo y mi presidente que la decisión del consejo era que yo era el elegido. He tenido el apoyo y lo sigo teniendo".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios