El 2012 reta a Negredo

  • El vallecano, confirmado como principal referencia ofensiva del Sevilla, debe centrar sus energías sin obcecarse por la Eurocopa · En 2010 lo cegó el Mundial.

Comentarios 7

El inminente año 2012 se le presenta a Negredo como un gran doble reto personal: confirmarse como el goleador de referencia del Sevilla y disfrutar por fin de la selección en la próxima Eurocopa. Ambas empresas centrarán sus energías a partir del próximo día 5 de enero y el propio jugador es el primero que sabe que no se debe dejar llevar por la ansiedad. La experiencia de 2010, cuando, después de empezar como un tiro la temporada en el Sevilla y debutar en la selección se quedó sin ir al Mundial, lo dejó muy marcado. La temporada pasada recuperó la calma y la concluyó como el máximo goleador español de la Liga, con 20 tantos. Ahora está en una encrucijada, con la cita de la Eurocopa como su particular espada de Damocles pendiendo sobre su cabeza y un nuevo rival a batir, Soldado.

Negredo despide el año 2011 con un sabor agridulce. Agrio porque el último gol que marcó ni lo celebró: fue el 2-6 ante el Real Madrid y el jugador estaba ofuscado con aquella nueva humillación ante su ex equipo. Y dulce, muy dulce, porque acaba de contraer matrimonio con Clara, la madre de su hija Aitana, algo que le aportará tranquilidad. Nada más terminar su corta luna de miel -se casó en la iglesia de El Salvador el pasado viernes y la vuelta al trabajo es el miércoles por la tarde- debe centrarse en recuperar su mejor forma después de una primera mitad de temporada marcada por las lesiones, con dos recaídas tras una rotura fibrilar. Aunque a veces, más que por su evidente merma física por esa lesión de cuya recaída él mismo se reconoció culpable -otra vez las ansias-, Negredo parece lastrado en el campo por esas ganas de refrendar con goles más que con juego su nuevo rol como principal referecnia del equipo, por delante incluso de Kanoute. Por ahora, el franco-malí acumula 7 dianas (tres en Liga, tres en Copa y una en Liga Europa) por 5 del madrileño (las cinco en Liga).

Pero el propio Negredo es consciente de que Kanoute vive su dorado ocaso en el Sevilla y ya no tiene energías ni fuerzas para tirar del carro. El portentoso jugador lyonés ha cambiado los minutos de trabajo por los de calidad, para sacar del bote de las esencias su fútbol en medidas dosis. En cambio, Negredo, elegido capitán este verano por sus compañeros, es el delantero titular del Sevilla, el faro que ilumina el rumbo del equipo. Por eso no se puede cegar ni por las ansias de refrendar su liderato con goles ni por la Eurocopa 2012, donde desea estar para, por fin, poder disfrutar de un gran torneo con la Roja.

El combinado nacional es un arma de doble filo para Negredo, quien no debe obcecarse con esa nueva amenaza en su camino hacia la Eurocopa que le ha salido en Valencia, Soldado, su ex compañero en el Real Madrid Castilla y candidato a relevar al lesionado Villa como el delantero titular.

Pero Negredo tiene marcado a fuego lo que le ocurrió en 2010 y además tiene mucho que decir aún desde el césped, pese a que en estos momentos Soldado atraviese un mejor momento de forma, por dos factores: el equipo en el que juega y la ausencia de lesiones. El Valencia es una perfecta máquina táctica que les está dando continuidad al trabajo con un mismo entrenador, Unai Emery, en las cuatro últimas campañas. El Sevilla, en cambio, aún busca su camino con Marcelino, quien una de las cosas que tiene clara y que ha demostrado con sus decisiones técnicas es que Negredo, pese a las lesiones, es el delantero titular del Sevilla, por delante de Kanoute y de Manu del Moral. Es una ventaja con respecto a lo que pasó hace dos temporadas, porque entonces el madrileño estaba a la sombra de Luis Fabiano y de Kanoute. Ahora tiene toda la confianza del entrenador y de la plantilla.

El vallecano aún no ha adquirido su mejor tono después de aquella rotura fibrilar por la que los médicos de la selección le dieron la baja tras su recipitada reaparición en el Vicente Calderón. Con todo sólo se ha perdido tres partidos de Liga de 16, si bien jugó condicionado, y como suplente, ante el Atlético y el Racing, las dos citas que marcaron sus dos recaídas. El resto de partidos fue titular (excepto en Lepe). Marcelino cuenta con él; sus compañeros lo buscan a él; la afición lo espera a él. Ahora es él quien, con su fútbol y su confianza, debe responder a este doble reto: el Sevilla y la Eurocopa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios