De las 'ruedas pinchadas' al Fórmula 1

  • Italia llegó a la cita francesa fuera del grupo de los grandes favoritos, pero no tardó en ganarse un sitio entre los mismos con triunfos solventes.

Sin una estrella como Andrea Pirlo o Alessandro del Piero, inmersa en un proceso de renovación y con futbolistas sin renombre internacional, Italia llegó a la Eurocopa de Francia fuera del grupo de favoritos. Dos partidos bastaron para recordar que nunca hay que dar por muerta la Azzurra.

"Empezamos el torneo con las ruedas pinchadas e intento inflarlas de nuevo antes de cada partido", ironizó el seleccionador italiano, Antonio Conte, sobre las pocas esperanzas puestas en su equipo antes de que arrancara la Eurocopa.

El rival de España en los cuartos de final, el lunes en el Stade de France, cuenta con una historia mucho más brillante que su presente. La tetracampeona del mundo y siempre temida selección italiana no tiene ningún referente sobre el césped más allá del incombustible Gianluigi Buffon, el portero y capitán.

De los 11 titulares de la Italia que perdió en 2012 la final de la Eurocopa ante España por 4-0 quedan ahora mismo cinco: Daniele de Rossi y el bloque de la Juventus, la columna vertebral de la selección, Buffon, Andrea Barzagli, Leonardo Bonucci y Giorgio Chiellini.

Ante esa ausencia de un líder como en su día fueron Pirlo, Del Piero, Francesco Totti o Fabio Cannavaro, Italia tiene a su alma máter en el banquillo.

"Conte significa equilibro, Conte significa organización. Y eso muchas veces es más importante en el campo que una estrella. Eso es una ventaja que tenemos respecto a otros equipos y entrenadores", señaló De Rossi sobre el seleccionador durante la Eurocopa.

"Podemos estar muy orgullosos de nuestro equipo. El entrenador ha hecho un trabajo magnífico: táctica, juego, espectáculo y espíritu de equipo", añadió por su parte el ex seleccionador Giovanni Trapattoni al diario Tuttosport.

Italia batió 2-0 a Bélgica en el debut y después venció 1-0 a Suecia para demostrar que es un equipo fiable y aspirante a todo. De hecho, fue la única selección que se clasificó como primero de grupo con una jornada por disputarse, pues ayer cerró la primera fase ante Irlanda con una derrota sin trascendencia.

No cuenta con cracks como el resto de las grandes selecciones europeas, pero Italia lo compensa con un grupo unido, rocoso en defensa -juega con tres centrales- y que, aunque tímidamente, trata mejor a la pelota que la Italia clásica del contragolpe.

"Intentamos equipararlo con trabajo duro, con espíritu de equipo, con decisión, con entusiasmo. Queremos estar mejor preparados que todos los demás, en todos los sentidos: técnico, táctico, físico y mental", dijo Conte en una entrevista antes de la Eurocopa.

Conte hizo renacer el sistema 3-5-2 en La Nazionale tal y como hiciera en su exitosa etapa en el banquillo de la Juventus de Turín. Jugar con tres centrales en el fútbol italiano es habitual, hacerlo como lo hacen los equipos de Conte no lo es tanto.

Italia, como aquella Juve a la que rescató Conte tras su descenso administrativo a segunda división, es un equipo paciente y tiene un estilo de juego que suele complicar mucho a España.

"Italia, sobre todo últimamente, ha añadido bastante fútbol a su juego y le gusta tener el balón", señaló Andrés Iniesta después de que España cayera el martes ante Croacia en Burdeos y se citara con la squadra azzurra el lunes en el Stade de France.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios