La sartén, por el mango

  • El Sevilla, con el recuerdo de la dureza del PSG por Gameiro, sabe que el tiempo va de su lado. La primera oferta por Krychowiak es muy a la baja.

Que Krychowiak iba a volar este verano era algo prácticamente asumido por el Sevilla. Es sabido que cuando a un equipo con el potencial económico del PSG se le mete entre ceja y ceja un futbolista, difícilmente se le puede escapar. A base de talonario se convence a cualquiera. Y en el caso del polaco, quien incluso ya tiene piso en París, no iba a ser menos.

Sin embargo, el Sevilla, como coloquialmente se dice, tiene en esta negociación la sartén por el mango. 45 millones de euros se llama la solución si el vigente campeón de la Ligue 1 quiere contar con uno de los futbolistas más regulares del pentacampeón de la Liga Europa. No hay más.

En el equipo parisino son reacios, al menos hasta el momento, a soltar ese dinero por un futbolista del corte del polaco, aunque saben que deberán pasar por el aro si quieren contar con él para la próxima temporada, puesto que es una petición expresa del que será su técnico, Unai Emery, con el que volverá a coincidir en el Parque de los Príncipes.

Así, la primera propuesta que los galos han trasladado al Sevilla, pese a la infinidad de noticias y comentarios que ha desatado, se aleja muy mucho de las intenciones del club nervionense. Es cierto que su primera medida es remitirse a la cláusula, pero, según ha podido saber este diario, lo ofrecido por el PSG no haría al Sevilla ni plantearse sentarse en una mesa de negociación. Puede que el tira y afloja entre ambas entidades por el finiquito de Emery, en el que el Sevilla ha pedido los impuestos también de la penalización por la rescisión unilateral, también haya hecho que en la capital parisina no le pongan todo el cariño necesario a la operación del polaco.

En el Sánchez-Pizjuán saben que el tiempo corre a su favor y que es el PGG el que tiene toda la prisa. A partir de ahora deberá elevar bastante la cifra hasta acercarse a los 40 millones, incluir pluses y también podría poner sobre la mesa algunos nombres para intentar llegar a un acuerdo. No hay que olvidar que, desde hace varias campañas, Monchi tiene marcado el nombre de Adrien Rabiot en rojo en su agenda, un potente mediocampista muy del gusto del director deportivo sevillista, y la inclusión del galo podría servir de acicate para aceptar el acuerdo. Rabiot, que acabó teniendo un papel capital en el esquema del ex técnico del PSG Lauren Blanc, acabó disputando numerosos partidos, aunque sus características, con buen toque, agradarían a Jorge Sampaoli.

En este sentido, todas las opciones están abiertas todavía y todas serán estudiadas. Mientras tanto, a la par que en algunos medios se apunta que el acuerdo se hará oficial después de la Eurocopa, en la que Krychowiak disputa hoy unos históricos octavos de final con su selección en la competición -es la primera vez que Polonia consigue superar una fase de grupos-, su entorno más cercano da el acuerdo prácticamente por cerrado.

"El contrato individual vendrá después de la Eurocopa. Aún no lo ha firmado, ya que quiere centrarse en los partidos de su selección. Aunque todavía deben ponerse de acuerdo ambos equipos", reconoció Wojciech Szaniawski, asesor de imagen del centrocampista polaco.

Los caminos pueden conducir a que el polaco saldrá del Sevilla en verano para volver a la Ligue 1, de donde lo sacó el Sevilla procedente del Stade Reims, pero ahora mismo, pese al acuerdo entre el jugador y el PSG, está lejos.

La operación no será fácil. En el Sevilla aún guardan cierto resquemor por la dureza de las negociaciones con el club parisino por el traspaso de Kevin Gameiro, y la salida de Unai Emery, con los problemas que, de momento, conlleva tampoco dejan buen regusto en la entidad. Pero saben que esa buena inyección de millones vendría muy bien para rematar otras operaciones que colean, como las de Roque Mesa, Ben Arfa o el sustituto de Krychowiak, con preferencias por Diawara, medio del Bolonia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios