La selección de un líder natural

  • Sergio Ramos se erige como la voz autorizada dentro del vestuario del actual elenco español La ausencia de referentes ya pesó en exceso durante el Mundial de Brasil

La selección española busca un líder y en el horizonte sólo aparece un nombre, el de Sergio Ramos, el único de sus futbolistas que parece reunir suficientes argumentos para ejercer de guía espiritual en campo y vestuario.

Atrás, muy atrás, quedaron los tiempos en los que España tenía multitud de líderes para tirar del equipo en las circunstancias más difíciles. Eran días en los que aparecían figuras como las de Casillas, Xavi, Puyol, Xabi Alonso o Fernando Torres.

Ninguno de ellos está ya, salvo Casillas, quien vive el ocaso de su carrera en la selección y perdió el peso futbolístico de antaño. De hecho, podría ser suplente durante toda la Eurocopa.

Esa falta de referentes se acusó ya en el Mundial de Brasil. Todo fue mal desde el comienzo y nadie fue capaz de emerger como líder en una situación difícil. España se despidió en la fase de grupos.

Ahora la búsqueda de ese líder se centra en Sergio Ramos, un futbolista que nunca se esconde en los momentos difíciles. Ni en el campo ni fuera de él. Lo que sucede es que España necesita la conjunción de buen rendimiento y carácter para encontrar a ese líder. Y el central sevillano no estuvo a buen nivel en el pasado Mundial.

Tampoco le falta timidez a Ramos para ejercer de líder. Por ejemplo, es coautor y cointérprete del himno de la selección española (La Roja Baila) para la Eurocopa junto a la cantante profesional Niña Pastori.

Una de las grandes estrellas españolas, Iniesta, avaló en marzo la condición de líder del defensa del Real Madrid. "Siempre le gusta estar pendiente de todo. Es un líder en todos los sentidos, tanto fuera como dentro del campo", dijo el jugador del Barcelona al portal Sportyou.

El problema es que fuera de Sergio Ramos no se adivina a ningún miembro del equipo con galones de líder. Piqué reúne suficientes condiciones personales y futbolísticas, pero es un jugador polémico entre la hinchada, con un sector que lo abuchea en España por sus ideas políticas y cuyos críticos le achacan una eventual falta de identificación con la selección.

Por fútbol también podrían sugerirse futbolistas como Sergio Busquets, Iniesta o el propio David Silva, magníficos jugadores llamados a ser protagonistas en la Eurocopa. Pero el problema que tienen todos ellos es que por timidez se manejan mal a la hora de emitir mensajes entusiastas o ejercer de portavoces del grupo.

No es una cuestión banal la del liderazgo, como bien se está pudiendo comprobar en estos días. El estallido del caso De Gea, con la aparición del nombre del guardameta dentro de una investigación por presuntos delitos sexuales, demostró la importancia que puede tener un jugador que actúe como líder ante la hinchada.

El viernes comenzó el conflicto y todavía no apareció nadie con peso en la federación -salvo el seleccionador, Vicente del Bosque- para asumir galones ante la hinchada y transmitir mensajes contundentes de unión. Tampoco futbolistas carismáticos dentro del vestuario.

Se espera que hoy, en la previa del debut de España en la Eurocopa ante la República Checa, hable un peso pesado del equipo. Quizás ese sea Sergio Ramos.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios