La selección se une al luto

  • El inicio ayer de la concentración del combinado nacional estuvo marcado por el recuerdo a Jarque · Casillas se encargó de dar el pésame en nombre de todos

El dolor por la muerte del futbolista Dani Jarque, del Espanyol, borró ayer cualquier expresión de felicidad en el inicio de la concentración de la selección española de cara al amistoso que se disputará mañana ante la selección de Macedonia.

El mundo del fútbol sigue consternado por la muerte de Jarque, quien, a sus 26 años, sufrió el pasado sábado un ataque cardíaco en Italia que acabó con su vida. Vicente del Bosque, seleccionador español, sentía una gran estima por el jugador. Uno a uno, los futbolistas españoles concentrados fueron llegando a la Ciudad del Fútbol de Las Rozas, sede de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF), pero en esta ocasión apenas nadie quiso hablar con la prensa. Ni siquiera Del Bosque, que siempre se muestra atento con los periodistas.

El primero en pararse fue el portero Iker Casillas, capitán del combinado, quien dedicó unas palabras a Jarque: "Ha sido un batacazo para el fútbol español, mi más sincero pésame y de los integrantes de la selección española". El portero del Real Madrid también se acordó del futbolista Antonio Puerta, del Sevilla, quien murió el 28 de agosto de 2007 con 22 años y en circunstancias muy parecidas.

"Primero nos llevamos un palo con Puerta y ahora con Jarque. Una pena porque era muy joven y con un futuro espléndido. Y a nivel personal deja a su mujer en un momento muy complicado", agregó el capitán de la selección, recordando el embarazo de la compañera del futbolista.

Asimismo, Albert Riera, a su llegada al hotel de concentración, no quiso perder la ocasión de mostrar su apoyo a la familia del jugador: "Mando todo el ánimo a su familia, que lo estará pasando muy mal. No paro de acordarme cuando en la presentación del nuevo estadio del Espanyol me estuvo comentando que iba a ser padre y que estaba muy ilusionado". Riera y sus compañeros estaban convocados a la una del mediodía en un hotel cercano al aeropuerto de Barajas para facilitar la incorporación de los internacionales del Real Madrid y del Barcelona, que volvían de sus respectivas giras norteamericanas con sus equipos.

"Son cosas que pasan y duelen mucho. Ha sido compañero mío en la selección sub 21 bastantes veces", reconoció Álvaro Arbeloa, en referencia al central espanyolista fallecido. Por su parte, el jugador del Villarreal Joan Capdevila aseguraba que era una situación complicada: "El palo ha sido muy duro y nos ha sorprendido a todos. Estamos muy afectados porque son cosas que no esperas. Por eso, mando todo mi apoyo a la familia y a la gente espanyolista. Mi pésame para todos".

La concentración de los campeones de Europa pasó así a un segundo plano, por más que suponga el regreso de la selección a los campos tras su participación en la Copa de Confederaciones, en la que terminó tercero por detrás de Brasil y Estados Unidos, la situación les ha superado a todos.

También quedó eclipsada la incorporación del joven lateral Ignacio Monreal, del modesto Osasuna, quien a sus 23 años recibió la sorpresa de su primera convocatoria con la selección, tras la lesión sufrida por el defensa sevillano Sergio Ramos.

Los jugadores españoles se entrenaron ayer en suelo nacional y volarán hoy camino a Skopje, la capital de Macedonia, para jugar el próximo miércoles un amistoso que servirá de preparación para los decisivos partidos de septiembre ante Bélgica y Estonia, pertenecientes a la clasificación para el Mundial de Suráfrica de 2010.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios