El sistema, foco del debate

  • El mal arranque del derbi pone en duda la apuesta de dos extremos y dos puntas. La asimetría en el 4-4-2 y el trivote ofrecen peores sensaciones y resultados.

Comentarios 3

Con la visita al Santiago Bernabéu ya en el horizonte, la resaca del derbi abre otro debate sobre el sistema de juego del Betis de Pepe Mel. El mal arranque contra el Sevilla, por más que luego se reaccionara hasta colocar el 2-3 mientras ambos equipos tenían once jugadores sobre el campo, coloca el foco de atención sobre el estilo de juego del equipo verdiblanco, que suele convertir sus encuentros en una sucesión de ataques y contraataques, en los que suele salir beneficiado.

Para el derbi, Mel volvió a apostar por un 1-4-4-2 puro, con Cañas y Beñat como únicos centrocampistas, Campbell y Juan Carlos abiertos a las bandas y Pabón y Rubén Castro como pareja de ataque. Ese mismo sistema ya fue empleado por el técnico en otros seis encuentros de los 12 anteriores al derbi -ante Levante, Málaga, Real Sociedad, Osasuna, Valencia y Getafe-, con alguna variación en los nombres -Vadillo y Jorge Molina también tuvieron su oportunidad-, con resultados positivos, ya que el Betis acumuló tres victorias, dos empates y sólo una derrota, la producida con polémica en Mestalla, antes de la igualada del pasado viernes.

Mel realizó hasta dos variantes en esos 12 encuentros anteriores al derbi. En tres ocasiones, el preparador bético utilizó un 1-4-4-2 asimétrico -ante Athletic, Rayo Vallecano y Granada-, en los que Salva Sevilla en dos ocasiones e Igiebor ocuparon el lugar de un extremo, y los resultados se reparten con un triunfo, un empate y una derrota.

Peores sensaciones y resultados ofreció el otro sistema empleado por Mel, que hasta en tres ocasiones -ante Atlético, Valladolid y Espanyol- colocó a tres centrocampistas, con Cañas, Beñat, Rubén Pérez y Nono repartiéndose los minutos, y el cuadro verdiblanco no consiguió ningún triunfo, con un empate y dos derrotas.

Todas estas circunstancias apuntan a que la presencia de dos extremos y dos delanteros aumentan el rendimiento del equipo de Mel, por más que el control de los partidos se reparta entre ambos contendientes. De hecho, un encuentro similar al del viernes ya lo vivió el Betis en su visita a Anoeta. Entonces, el cuadro verdiblanco dejó escapar un 0-2 e incluso la Real se colocó con un 3-2 a su favor, aunque finalmente los de Mel lograrían la igualada. El viernes, al Betis le tocó jugar con el marcador en contra casi desde el principio y el gol de Pabón justo antes del descanso le permitió creer en sus posibilidades hasta conseguir el definitivo tercer tanto a falta de un minuto.

Para el Santiago Bernabéu, Mel tiene todas las opciones abiertas. Si apostase por repetir con dos extremos y dos delanteros, el técnico cuenta con Juan Carlos, Campbell, Rubén Castro y Jorge Molina más la posibilidad de Vadillo; si colocase un 4-4-2 asimétrico, tanto Igiebor como Salva Sevilla tendrían opciones de entrar en el once; finalmente, Mel también cuenta con Rubén Pérez, Cañas y Beñat, por si quisiera reforzar el centro del campo con un doble pivote.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios