rugby clasificación para el mundial 2019

El sueño de España acaba en pesadilla

  • El XV del León cae contra pronóstico en Bélgica, con polémica arbitral, y pierde el billete directo al Mundial

Los jugadores de la selección española se consuelan perder ante Bélgica. Los jugadores de la selección española se consuelan perder ante Bélgica.

Los jugadores de la selección española se consuelan perder ante Bélgica. / oliver hoslet / efe

El rugby español desaprovechó una oportunidad única de volver a un Mundial 20 años después al perder en Bélgica (18-10) en un partido lleno de polémica y que terminó con varios jugadores del XV del León abalanzándose sobre el árbitro rumano. España, que se habría clasificado al Mundial con una victoria, perdió 18-10 en Bruselas ante un rival que no se jugaba nada y ahora tendrá que superar un durísimo camino si quiere regresar a una Copa del Mundo. Primero, un play off ante Portugal; de ganar, otro ante Samoa (que sólo se perdió el Mundial de 1987) y en caso de caer quedaría un último resquicio: imponerse en un cuadrangular mundial.

"No ha perdido España; ha perdido el rugby", criticó el seleccionador español, Santiago Santos. "Hubo un arbitraje tendencioso y que no fue neutral". La polémica había nacido semanas atrás, cuando Rugby Europe, el organismo que rige el deporte en el continente, designó a un árbitro rumano, Vlad Iordachescu, para el duelo en Bruselas cuando el destino de Rumanía dependía directamente de ese resultado.

Tras una histórica victoria de España sobre Rumanía en febrero, quedaba claro que todo se decidiría en el partido de Bruselas. Si ganaba, España se clasificaba directamente a Japón. Si perdía, sería Rumanía la que conseguiría el billete. Y el presidente de Rugby Europe es un rumano, Octavian Morariu. "Un día después de que el XV del León ganara a Rumanía, se solicitó a Rugby Europe que se cambiara a los árbitros de la última jornada al ser rumanos, pero la petición fue rechazada al llevar tiempo designados", precisó la Federación Española de Rugby (FER) en un comunicado, en el que adelantó que presentará una reclamación ante la Europea por el arbitraje.

"A mí me ha faltado algo, hay piezas que no encajan", indicó el capitán, Jaime Nava. "El equipo se fue del partido por elementos externos. Me voy con la sensación de que nos han quitado algo", afirmó. El rugby es un deporte que siempre presume de sus valores y del respeto al árbitro como norma básica, pero los españoles, comidos por la rabia del arbitraje, perdieron los papeles. Nada más acabar el encuentro varios jugadores se abalanzaron sobre el colegiado y empezaron a increparle. "Soy capitán y pido perdón por la persecución al árbitro. Esa imagen final no se corresponde ni con el deporte ni con los valores de este equipo. Hay que entender que se nos ha quitado parte de este sueño", apuntó Nava.

España se queja de que el árbitro rumano fue muy imparcial a la hora de señalar los golpes de castigo y que frenaba continuamente sus ataques. No obstante, también hubo autocrítica. "No fue el mejor partido de España. De hecho fue, de largo, el peor partido de España", admitió el capitán.

España llegaba a Bruselas como gran favorita y el encuentro parecía un trámite. En el último cara a cara, hace un año, España ganó por 30-0. Pero ayer no se encontró cómoda en ningún momento y acabó sucumbiendo. Sólo reaccionó en los diez minutos finales, cuando se vio 15-0 en el marcador tras cinco golpes de castigo anotados por Vincent Hart. Un ensayo de Gautier Gibouin en el 71 (transformado por Mathieu Peluchon) y otro golpe de castigo de Peluchon dieron vida a los leones, pero una anotación de Bélgica justo al final echó por tierra el sueño español, que acabó en pesadilla.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios