El sueño, en suspense

  • El Betis empata en Gran Canaria un partido en el que fue superior y lo fía todo a la vuelta en Heliópolis

Agridulce resultado el que cosechó el Betis en el feudo del Femarguín de Gran Canaria, pues la superioridad que demostró durante buena parte del partido no se plasmó finalmente en el marcador, por lo que todo queda abierto de cara al encuentro de vuelta que se disputará el próximo domingo en Heliópolis.

El valor doble de los goles fuera de casa y el hecho de contar con el apoyo de una afición que a buen seguro llenará la Ciudad Deportiva Luis del Sol son los principales avales del conjunto verdiblanco con vistas a lograr el ansiado ascenso. Pero el Femarguín, que firmó un notable encuentro, se antoja un rival a tener muy en cuenta, pues consiguió que una de las pocas ocasiones de las que dispuso subiera al marcador.

Fue concretamente en el minuto 21, cuando Astrid batió a Raquel con un zurdazo inapelable que hizo levantar de sus asientos al público local.

El empate llegó cuando mejor estaba jugando el Betis y apenas tres minutos después de que Beita inaugurase el marcador con un lanzamiento por bajo ante el que nada pudo hacer Aco.

El tanto de la verdiblanca vino a constatar la superioridad de la que hizo gala el cuadro visitante en el arranque, si bien ésta se diluyó en algunas fases del encuentro. A ello hubo que sumar la desafortunada lesión de Suárez, que obligó a María Pry a modificar levemente su estrategia, y algunas decisiones de un colegiado bastante casero.

Lo fue sobre todo en los compases finales de la primera mitad, cuando no señaló un claro penalti cometido sobre Paula para enfado del banquillo bético.

Ya en el segundo acto, las visitantes buscaron la victoria sin tregua. Tras anular a Zaira y Astrid, que merodearon con peligro por el área contraria, las pupilas de Pry adelantaron su presión en pos de adjudicarse el choque.

Nana tuvo dos ocasiones claras, la segunda de ellas un mano a mano que le ganó Aco. A falta de 15 minutos, Rosita se plantó sola en el área pequeña del Femarguín, pero su disparo salió desviado. La sentencia y el sueño tendrán que esperar una semana.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios