El talento belga reta al entusiasmo húngaro por un sitio en cuartos

  • La superioridad de los 'diablos rojos' es el arma de su rival, un bloque sólido y el más goleador del torneo

Bélgica, uno de los países que reúne más talento, recuperado en su autoestima tras haber sumado dos triunfos seguidos, se mide en Toulouse a una Hungría carente de estrellas que, a base de entusiasmo y trabajo colectivo, se ha convertido en una de las sorpresas del torneo.

Si los belgas eran al principio uno de los favoritos, por la constelación de estrellas que atesoran y porque son los mejor clasificados en el escalafón FIFA, nadie contaba con que los magiares lideraran un grupo con Portugal como rival.

Bélgica deberá demostrar que la derrota de la primera jornada ante Italia fue un accidente y que la mejoría evidenciada desde entonces responde al verdadero momento que atraviesa el equipo.

Por primera vez en su historia, Bélgica ha encadenado dos victorias consecutivas en una Eurocopa y aspira a una tercera que les acerque a su objetivo, igualar la final que disputaron en 1980.

En Bélgica se ha desatado cierta euforia. Después de Hungría, un rival a su alcance, aparecen unos cuartos contra Gales, debutante en la competición.

Confortablemente situado en la parte sencilla del cuadro, pese a haber quedado por detrás de Italia en la fase previa, los belgas sueñan ya con las semifinales, pese a que el seleccionador se obstina en enfriar la euforia.

Esa superioridad es, justamente, la mejor arma de los húngaros que, sin apenas hacer ruido, lideraron su grupo y se presentaron en octavos como el combinado más goleador, con seis dianas, empatados con Gales, y como un equipo compacto y difícil de batir.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios