Un tercio muy movido

Salvo Osasuna y Sevilla, que aún tienen pendiente su partido de la segunda jornada, los equipos de la Liga han atravesado su primer tercio. Trece jornadas. Es hora de sacar conclusiones de peso.

banquillos convulsos

Y no sólo los de los equipos que no van bien. Es lo paradójico. Schuster está continuamente con el ceño fruncido a pesar de un arranque sin parangón; Rijkaard se ha visto en medio de otra marejada por Ronaldinho y las divisiones en su vestuario, y el malestar ha estado injustificado viendo los resultados deportivos, pues está a dos puntos del Real Madrid; Quique Flores se tuvo que ir de un Valencia en la zona alta de la tabla...

ese miedo escénico

Real Madrid y Barcelona estaban llamados a marcar la pauta, como siempre, y si lo están haciendo es por su respuesta como caseros. Los blancos han ganado sus seis partidos en el Bernabéu y los azulgrana sus siete comparecencias en el Camp Nou. Suerte para la salud de esta Liga que fuera de casa los colosos están bajando sus prestaciones: los campeones se han dejado ocho puntos de los 21 litigados y los catalanes, nada menos que 12 de los 18, en una cosecha impropia de un aspirante a ganar la Liga. Si Madrid y Barça no aflojan en casa y mejoran fuera, volveremos a uno de esos campeonatos bipolares que menoscaban la emoción. Si la cuerda se rompe por el otro extremo y los grandes flaquean algo como locales, la Liga se abrirá más.

amarillo por blanco

Y si el campeonato se abre por la vulnerabilidad de Madrid y Barça, el Villarreal tendrá mucho que decir. El submarino amarillo se desprendió ya de la sombra de Riquelme en el último tramo de la pasada temporada, y en este ejercicio ha recompuesto la figura definitivamente por varios factores: Pellegrini trabaja tranquilo, sin elementos desestabilizadores; Pires ha tomado la manija que dejó Riquelme; arriba, Rossi se ha destapado y ha vuelto Nihat; la plantilla tiene muchos recambios; y en Villarreal la presión del entorno es mucho menor que en otras ciudades mucho mayores. El Villarreal ha tomado el relevo del Sevilla de la pasada temporada. Suma los mismos 28 puntos que atesoraban los blancos tras el primer tercio del pasado campeonato. Y los de Juande aspiraron al título hasta la última jornada. Esta temporada, el Sevilla está pagando su convulso inicio de campaña, sus bajas en defensa y la decepcionante respuesta de muchos refuerzos por ahora. Suman trece puntos menos que hace un año. Jiménez ya ha avisado de que basta de excusas.

a ver quién marca más

Junto al Villarreal, otros equipos que han mejorado esta campaña son Atlético de Madrid, Espanyol y Racing. El primero, por su tremenda pegada. Ha acabado sus últimos tres partidos en casa con un resultado de 4-3 -a favor ante Sevilla y Valladolid, y en contra ante el Villarreal-. Está claro que por su gran delantera y su mediocre defensa, los partidos del Atlético desembocan en un "a ver quién marca más". Agüero (7 goles), Maxi (5) y Forlán (4) hacen olvidar a Torres.

El caso del Espanyol es similar al del Atlético: la pólvora lo impulsa. Tamudo, Luis García, Riera... y además el buen trabajo de Valverde desde el banquillo, que le ha hecho perder un solo partido en siete desplazamientos, tal es su seguridad. Los barceloneses suman nueve puntos más que la Liga pasada a estas alturas y están en zona de Champions.

En el polo opuesto del Atlético está el Racing. Perdió a Zigic, Scaloni o Melo, sus fichajes no fueron precisamente populares, pero Marcelino repite la optimización de recursos que hizo en Huelva.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios