sevilla - elche · informe técnico

Un trámite a dos velocidades

  • Sin tensión competitiva, el Sevilla sólo metió ritmo al juego tras el descanso.

El Sevilla de Unai Emery, con el sobresaliente ya en el bolsillo, cerró la temporada con un partido en el que sesteó durante una primera mitad sin ritmo y en el que metió chispa tras el descanso para terminar de sentenciar ante el Elche, un rival que tuvo posesión al principio pero que no gozó de muchas ocasiones.

La falta de tensión competitiva movió al equipo nervionense a dejarse llevar por la relajación, amén de que no jugaron muchos titulares, pero supo sacar orgullo y ofrecer un digno final a los aficionados con los que celebró el título europeo alzado el miércoles en Turín.

Defensa

Coke actuó como central en un cuarteto en el que Fazio no tuvo problemas para controlar cualquier situación. El problema sí vino en la fase en la que Cotán, Trochowski e Iborra no lograban acoplarse lo suficiente, mientras que en las bandas tampoco había apoyos para asociarse. No obstante, el rival no exigió mucho en defensa y apenas hubo sustos, sólo aburrimiento hasta la llegada del descanso.

Ataque

Emery se decantó por un equipo muy parecido al que perdió en Getafe antes de la final y al Sevilla le costó encontrar la vía de ataque, aunque más por falta de intensidad. Reyes andaba desaparecido en la izquierda y sólo Jairo en la derecha animaba algo los ataques con espacios. Arriba, Carlos Fernández echaba de menos jugar unos metros más atrás, donde el juvenil es un excelente enganche por su calidad para bajar el balón, aguantarlo y pasarlo. Como nueve puro aún le falta y lo demostró en algunas acciones de la segunda mitad.

Fue tras el paso por el vestuario cuando el Sevilla se activó. Antes el gol había llegado a balón parado, pero Cotán le cogió el aire al partido, Diogo Figueiras empezó a aparecer por la derecha desde el lateral doblando a Jairo y Alberto Moreno, más centrado que en Turín, también empujó. Las incorporaciones de Iborra (firmó dos goles) terminaron por romper el inmovilismo del juego ofensivo del Sevilla y el Elche, una vez encendida la máquina, ya no era capaz de pararla. La salida de Rakitic ayudó a que los blancos llegaran también con más fluidez al área de Manu Herrera.

Virtudes

No es fácil apretar el acelerador como lo hizo el Sevilla cuando no hay nada en juego y el partido ya ha entrado en una dinámica como la que se dibujó en la primera mitad. Los profesionales lo hicieron por darles una alegría a sus aficionados y éstos lo agradecieron en una noche que tenía que ser continuación de los festejos.

Talón de Aquiles

Aunque es comprensible después de una temporada dura y larga que comenzó oficialmente el 1 de agosto, el ritmo de la primera mitad provocó muchos bostezos.

Uno por uno

Javi Varas Tuvo una acción de mérito con una mano a un disparo rebotado.

Diogo Figueiras Se soltó sólo en la segunda mitad y fue uno de los mejores en ese tramo. Incisivo y excelente pasador.

Coke Cumplió como central.

Fazio Muy autoritario, con criterio y físico. Sobrado.

Alberto Moreno Mejor que en la final. Rápido y centrado. 


Iborra Encontró la vena goleadora, aunque le costó meterse en el partido.

Cotán Cohibido al principio, jugó a un buen nivel luego.

Jairo Juega acelerado, pero fue el único que metió chispa en la primera parte.

Trochowski Es un jugador que brilla cuando brilla el equipo, pero no se esconde.


Reyes Desaparecido, pero un lujo de asistencia a Iborra.

Carlos Fernández No es un nueve, sino que su juego es recibir de espaldas, aguantar y partir de ahí. 

Rakitic Posiblemente, su último partido oficial con el Sevilla.

Israel Puerto Apareció en el 3-1, pero hubo relajación gerenal.

Moi Muy pocos minutos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios