¿La última oportunidad del oro?

  • España arranca su andadura olímpica con el metal más preciado en mente y con su mejor generación de baloncestistas en plena madurez · Estados Unidos, una vez más, será el gran escollo hacia el éxito

Se hacen mayores y lo saben. Por eso Londres 2012 puede ser la última oportunidad para la mejor generación del baloncesto español de ganar el único gran título que le falta: el oro olímpico.

España arranca hoy (17:45) ante China su participación en el Grupo B del torneo olímpico. Nadie duda de que es una de las grandes candidatas al metal más preciado, probablemente la máxima por detrás del dream team estadounidense.

Campeona mundial en 2006 y europea en 2009 y 2011, el equipo liderado por Pau Gasol lleva casi una década disputando finales, desde aquel título continental que perdió ante Lituania en 2003, cuando los júniors de oro acababan de desembarcar en la selección A.

Entonces, entre los Gasol, Juan Carlos Navarro, José Manuel Calderón, Jorge Garbajosa, Carlos Jiménez o Felipe Reyes apenas había nadie que superara los 25 años. Hoy, sin embargo, Jiménez y Garbajosa están retirados, y el resto por encima de los 30.

La columna vertebral de aquel equipo que en 1999 ganó el Mundial júnior está ya en la recta final de su carrera. Gasol, el mejor jugador español de la historia, campeón de la NBA, estrella en Los Angeles Lakers, tendrá 36 años en Río de Janeiro en 2016, los mismos que Navarro, su fiel amigo y escudero, o Felipe Reyes, el gladiador bajo los aros.

Todos pueden llegar a 2016. Argentina, por ejemplo, sólo tiene cuatro jugadores por debajo de los 30, pero a esa edad los mejores años parecen ya atrás. Los sudamericanos, de hecho, ganaron su oro olímpico en Atenas 2004.

"Veremos qué pasa dentro de cuatro años con 36 años", dijo Gasol en una entrevista previa a viajar a la capital británica. "Supongo que algunos de los jugadores de ahora ya no estarán seguro (...) Yo voy año a año, pero está claro que estoy muy a gusto en la selección, porque somos un grupo de amigos, competimos y tenemos un equipazo que siempre está arriba".

Aun siendo jugadores de calidad, los más jóvenes que deben dar el relevo -Sergio Llull, Víctor Claver, Serge Ibaka o incluso Marc Gasol- no alcanzan todavía el nivel de una generación que ha jugado seis finales en los últimos nueve años y que parece irrepetible.

Subcampeón olímpico en Pekín 2008, donde España plantó cara en la final al todopoderoso Dream Team encabezado por Kobe Bryant y Lebron James, Pau Gasol fue el abanderado de su país en la ceremonia inaugural del pasado viernes en el estadio olímpico.

Fue la segunda opción después del tenista Rafa Nadal, que al final renunció por lesión, pero ser elegido pese a no tener un oro en el palmarés demuestra la posición que el pívot ocupa en el panteón deportivo español. Hoy, también para él, arranca quizá su última gran oportunidad olímpica.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios