El último baile fue un tango

  • Feliciano y Verdasco, posiblemente en su final como pareja de Davis, cayeron con rotundidad ante Nalbandian y Schwank, que dominaron en la red el juego español

Por la vía rápida y con menos problemas de los esperados, la pareja Nalbandian-Schwank barrió de la pista al dúo Feliciano-Verdasco para mantener vivo el sueño argentino de ganar una Ensaladera. Tienen vida los sudamericanos porque llegan con un 2-1 en contra y las matemáticas dicen que todavía pueden dar la campanada. La realidad y los expertos en la materia hablan de que esto sólo ha sido alargar la serie, pero más allá de eso, quizá la derrota hispana significa el final de una pareja que, pese al fiasco de ayer, no hay que olvidar ganaron un título para España en 2008.

No fue, sin duda, la tarde de Feliciano López. No es para menos. Incluso en la sala de prensa llegó a decir que era "uno de esos días en los que uno querría desaparecer". No pudo, aunque parecía que en la pista Verdasco estaba solo. Lento en los cruces en la red, mal en el saque y voleando, desanimado...

primer 'break'

Con el toledano al servicio Argentina logró la primera rotura, animada por una ruidosa hinchada que se crecía con cada fallo local. Un error en el cambio de posición le dio a los visitantes un cómodo 0-40 que acabaron cerrando acto seguido (2-3). Después, Schwank, un jugador del montón aunque consumado doblista, dio una lección de cómo sacar en un encuentro de estas características para hacer buena la ventaja sudamericana ante unos rivales que no parecían levantar cabeza.

llamada al orden

El juez de silla, el portugués Ramos, tuvo que llamar la atención a las aficiones que no paraban de hacer ruido mientras Verdasco sacaba para, con problemas y un lento Feliciano, conservar su servicio. Y no es que el madrileño estuviese mucho mejor. Le faltaba un punto para meterse en el choque, po rque intentaba golpes ganadores que siempre se iban fuera o eran cazados por Schwank o Nalbandian que le hacían desesperarse. Con el break del quinto juego fue suficiente para que Argentina se hiciese con un parcial que, a la postre, sería el más complicado.

Verdasco, KO

El segundo parcial no trajo cambio alguno a la cancha. Arrancó Verdasco al servicio y con un fallo suyo desde el fondo de la pista los argentinos rompían de nuevo el saque español. Pudieron reaccionar los españoles, que disfrutaron de su primera bola de break (la primera en 50 minutos) con Nalbandian al saque (30-40), pero un ace del Rey David puso las cosas en su sitio.

poco decisivo en la red

Podrían contarse con los dedos de una manos las voleas o golpes ganadores de los españoles en la red. Al contrario. Fue allí donde acumularon más errores no forzados, evidenciando que no era el mejor día para enfrentarse a una pareja que, a pesar de la escasa compenetración por debutar en la Copa Davis, volaba por la arcilla fruto de su motivación. Tras el 0-2, otra rotura, esta vez a Feliciano, que acabó con Verdasco tirando la raqueta fruto de su impotencia al fallar una volea, la enésima, al golpear en la red y despistarle. Con el 0-3, los pupilos de Tito Vázquez dieron un paso atrás para no arriesgar y mantener su saque para asegurarse así el segundo set.

cambio de orden

El capitán español, Alber Costa, trató de cambiar algo para que el viento soplase del otro lado. Le tocaba sacar a Verdasco, pero el set arrancó con Feliciano al servicio. Agua. Con el toledano fallón también desde el fondo de la pista, una doble falta regaló el juego a Argentina, y de paso el partido. Nalbandian, que en sus cinco anteriores turnos de saque sólo había concedido siete puntos, logró otro juego en blanco y encarriló el triunfo.

tardía reacción

Verdasco, por fin, le tomó el pulso al encuentro. Tarde, sin embargo. Con 2-3 abajo, un error de Nalbandian daba a los locales su tercera y última bola de break del partido. España podía meterse en el choque aún, pero el sueño se esfumó con una volea que se estrelló en la red. Una más... quizá de las últimas que Feliciano y Verdasco estrellan juntos en la Copa Davis.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios