El valor de tener un seguro

  • Nadal liquida a Mónaco en tres cómodos sets por 6-1, 6-1 y 6-2 con un gran juego desde el fondo de la pista sin querer hacer mucha más sangre a su amigo y rival.

En su vigésimo partido en la Copa Davis, Rafael Nadal no se saltó el guión. El balear, que sólo perdió en su debut, sumó su decimonovena victoria consecutiva en la competición arrasando a Juan Mónaco por un contundente 6-1, 6-1 y 6-2. Es el valor de tener a un seguro como el manacorí en la pista. El saber que, si nada raro pasa, medio punto está en el bolsillo casi con sólo pisar la pista, porque Nadal no entiende de partidos más o menos importantes, de rivales más o menos duros o más o menos amigos. Es un ganador y en el momento de calzarse las zapatillas se pone el chip competitivo para ganar a cualquier precio.

Los dos primeros sets casi resultaron un calco. El número dos argentino se hizo con su primer servicio, pero de ahí no pasó. Y eso que Mónaco arrancó con fuerza, sirviendo con potencia ante un Nadal al que se le veía muy cómodo sobre la arcilla de la Cartuja. Ya en el primer juego dispuso de tres bolas de break que su rival resolvió con un ace para hacer el 0-1. El balear estaba calentando. Después de ganar su saque en blanco a la cuarta oportunidad para la rotura Nadal no perdonó con su derecha poniendo la pelota en la esquina, donde Mónaco jamás podría llegar. Sólo 18 minutos tardó el español en encauzar el choque ante un contrincante al que, aunque luchador, le falta para estar a la altura del mallorquín.

segundo 'break'

A partir de ahí Nadal puso ya la velocidad de crucero. No sufría con su servicio -de hecho apenas concedió un par de deuce en todo el partido- y en el siguiente de Mónaco, después de perder dos puntos de break, aprovechó un nuevo error no forzado del argentino para poner tierra de por medio.

Y no fue porque el sudamericano no le pusiera empeño. Intentaba jugar siempre con el revés de Nadal, pero éste, con paciencia, madurando cada punto, siempre acababa jugando con su zurda y haciendo imposible que Mónaco devolviese la pelota.

Con 4-1 en 35 minutos, el primer set estaba liquidado. Apenas inquietó Mónaco con un 0-30, pero con un tenis solvente y seguro desde el fondo de la pista Nadal cerró el parcial llevándose su saque y después el de su rival.

guión calcado

Un poco más tardó el español en poner franco para sus intereses el segundo set, aunque sólo por el hecho de que empezó él sirviendo. El argentino, con fuerzas renovadas, arrancó atacando a Nadal con su derecha y cada uno defendió su servicio hasta el cuarto juego.

primera ovación

Ahí rompió el mallorquín el parcial con otro break y un punto, el tercero (15-30) que levantó de sus asientos a todos los españoles. Hasta tres smash devolvió el español, que peleaba por bolas imposibles desquiciando a Mónaco, que cedió un punto que tenía ganado. Nadal se autoanimó con un "vamos" y con el 3-1 lo más complicado estaba hecho.

Después, tras mantener su saque, con su decimosegundo punto de break rompió de nuevo el servicio de Mónaco para acabar con el set como más le gusta, mandando en los puntos; ganándolos con dos golpes: uno, abriendo la pelota y haciendo correr a su rival; y el segundo, poniendo la bola en la otra punta o cogiéndolo a contrapié.

punto ganador

No fue el anterior el único punto épico de Nadal. En el tercer set repitió en el quinto juego, al resto, después de que uno y otro hubiesen ganado sus servicios. Con deuce en el marador, otra espectacular defensa del mallorquín acabó con un revés de éste con el que Mónaco acabó por los suelos buscando la pelota. Imposible para el argentino ante un gran Nadal, que acabó por hundir a su rival acto seguido, de la misma manera, volteando un punto que tenía complicando y logrando otro break (3-2) con su izquierda ganadora. Otra vez Mónaco acabó tirado sobre la arcilla, el público en pie ovacionando a su ídolo y el partido acabó muriendo con la única volea de Nadal en el choque. No le hace falta porque con su juego de fonddo de pista, su revés y su zurda, es más que suficiente.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios