Una variante muy productiva

  • Puntos El filial rompió una racha negativa de más de un mes sin conseguir una victoria Juego Con un solo punta y Alfaro de enganche, el equipo franjirrojo mostró una clara mejora

Balsámica victoria del Sevilla Atlético en el Ramón Sánchez-Pizjuán. Después de más de un mes sin agarrar los tres puntos en una sola cita, el filial nervionense doblegó a un Nàstic que no es ni la sombra de aquel que le puso las cosas muy difíciles al primer equipo en Primera División. Con este triunfo, el conjunto de Fermín Galeote llega a los 28 puntos, una cifra con la que puede pasar una Navidad muy tranquila.

Pero no sólo fue importante la victoria por la necesidad de los puntos. Desde el triunfo en Soria, en el debut de Galeote, el filial se había ido desinflando en su juego, y si se le añade a esto que en estas semanas se debía ver cómo se adaptaba el nuevo entrenador al cargo, las dudas empezaban a atenazar tanto al equipo como al propio preparador sevillista. En el juego también se pudieron apreciar aspectos novedosos. Galeote, de entrada, dejó en la caseta su idea de jugar con dos delanteros natos. La única referencia fue la de Juanjo en punta con Alfaro por detrás de él. El de La Palma del Condado no está atravesando por su mejor momento, pero el equipo se siente mucho más seguro con un hombre situado entre el doble pivote y el delantero. Esa función, depende del partido, se la han ido repartiendo Juanjo y Juan Pablo, aunque el resultado saltaba a la vista. El filial se cegaba en balones en largo que no terminaban en nada. Ayer la disposición fue diferente y el resultado inmejorable.

El Nàstic, un equipo diseñado para regresar a la élite del fútbol nacional, aguantó media hora. Se pudo poner por delante en ese tiempo, pero en cuanto el Sevilla abrió la lata, el conjunto catalán bajó los brazos. Lo intentó con alguna jugada a balón parado o con internadas de sus dos extremos -uno de ellos el ex sevillista Antonio López-, aunque los centrales sevillistas impusieron su ley y el equipo no pasó apuros.

La mejor oportunidad visitante la tuvo el ex bético Maldonado. Después de una bonita jugada personal, el extremo isleño disparó sin fuerza. La réplica la dio otro jugador gaditano, Pablo Sánchez, pero, por suerte para el filial, su particular Pichichi sí supo aprovechar un regalo de la defensa tarraconense. El gol llegaba en los peores minutos del filial, por lo que fue fundamental para encarar el resto del choque.

La segunda parte fue de más control por parte del Sevilla Atlético. Después del mazazo sufrido en Vigo ante 10, Galeote les dijo a sus pupilos que no podían desperdiciar las ventajas en el marcador por un exceso de ganas de finiquitar los partidos. El intercambio de golpes no favorece a este filial debido a su escasa capacidad realizadora. Juanjo, en el minuto 90, puso el segundo para cerrar una victoria muy importante, sobre todo, para dar confianza al proyecto.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios