Getafe | sevilla · informe técnico

Cada vez compite peor

  • Los defensas se dejaron ganar la espalda y afloró de nuevo la fragilidad a balón parado · Daniel tuvo que mirar atrás la última media hora bajo un sistema 3-4-3

Comentarios 6

El Sevilla se está olvidando de cómo se compite. En Getafe, fue frágil con 0-0, con 0-1, con 1-1, con 2-1 y con 2-2. No dominó ninguna situación, ni con el Getafe volcado, momento en que le ganó la espalda a los defensores en varias ocasiones, ni con el Getafe atrás, cuando Jiménez ordenó un 3-4-3 que dejó un Sevilla muy largo en el campo, con muchos espacios que el Getafe aprovechó para retener la pelota y contragolpear. El Sevilla es cada vez menos canchero, que diría un argentino. Menos competitivo. El rival entra con más agresividad en los choques, se lleva los rechaces y los balones divididos... y gana la espalda a los defensas.

Defensa

El Getafe encontró un pasillo por la derecha de su ataque. Adriano, que sigue sin recuperar su mejor tono físico, tuvo problemas para ayudar a Dragutinovic en el repliegue y fueron varios los centros peligrosos al segundo palo de la portería sevillista. Allí, Daniel no estuvo atento a las incorporaciones al remate que le llegaban por su espalda, como en el remate de Granero junto al palo.

En la segunda parte, Dragutinovic cometió el mismo error ante Albín, que se le anticipó en un cabezazo muy cercano a la portería. Un equipo competitivo debe cerrar mejor esos balones laterales.

Otra amenaza getafense era el tiro a media distancia de Casquero, y tampoco aquí anduvo atento el Sevilla.

Ataque

A Jesús Navas y Daniel no le hace falta que Poulsen o Renato aparezcan para triangular, centrar, rematar. Pero los centrales del Getafe estuvieron muy bien colocados casi siempre y cortaron. Adriano, por la otra banda, también pisó área por su facilidad para recortar y buscar su pierna buena pese a que no esté rápido. Pero su gas duró poco.

En la segunda parte, Daniel y Jesús Navas siguieron a lo suyo, como en una ocasión que malogró Maresca, pero con el 2-1 Jiménez quitó a Mosquera por Chevantón, ordenó un 3-4-3 y Daniel, atrás junto a Escudé y Dragutinovic, tuvo que mirar demasiadas veces atrás. Diego Capel no anduvo fino, Kerzhakov ni apareció y Luis Fabiano estuvo desasistido.

Virtudes

La banda derecha siempre halla caminos en ataque.

Talón de aquiles

Esa fragilidad atrás le despoja de la menor opción de competir. Como también la falta de mando en el centro del campo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios