La victoria, el premio al coraje

  • El San Juan gana fuera con uno menos

El San Juan supo hacerse fuerte ante la adversidad, tras la expulsión de Niza en el minuto 28, y venció por dos goles en el domicilio de un Pino Montano que se empeña en andar por la cuerda floja de las plazas cercanas al descenso.

El San Juan ganó por coraje y por seriedad. Una vez más, los sanjuaneros hicieron valer su concentración en defensa y sacaron provecho de ese juego viril y contundente que los caracteriza, haciéndose merecedores de todo elogio por la voluntad y el coraje que mostraron a la hora de pretender llevar en todo momento el peso del control de la pelota y del juego.

El Pino Montano nunca le perdió la cara al encuentro. El problema proviene de la poca pólvora que manipula en la medular y en ataque. Ayer, ni hubo pólvora ni se la esperó, lo que facilitó el juego directo y sorpresivo del San Juan. Los dos tantos visitantes llegaron en la segunda mitad. Ambos estuvieron precedidos de sendos contragolpes ejecutados con maestría. El 0-1, el tanto que abrió la lata de la defensa local, estuvo adornado con una estética vaselina de Selu.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios