Un 'warning' justo a tiempo

  • La Cartuja no pudo superar su récord de asistencia y se quedó en 24.852 personas

Comentarios 4

Por segunda vez España ganó la Copa Davis en el Estadio de la Cartuja. En 2004 se batió un récord de público en una final histórica que presenciaron 27.200 espectadores. El objetivo era que Sevilla batiese a Sevilla, pero las previsiones de 27.700 personas no se cumplieron y en la última jornada la cifra oficial de público fue de 24.852. Pese a todo, un ambientazo.

Muchas personas y, claro, que todas sean respetuosas es difícil. Y en su mayoría fueron los argentinos los que no entendieron que en la Cartuja no se disputaba un partido de fútbol, sino un choque de tenis en el que el silencio es fundamental para la concentración de los jugadores. Quizá eso vaya con la cultura con la que se entiende la afición al deporte los argentinos, que animan sin parar sin hacer distinción de disciplina. Tampoco ayudó que desde el minuto uno el equipo sudamericano entrase en la pista botando ante los suyos o que Tito Vázquez, capitán albiceleste, les pidiese más apoyo en mitad del partido viendo que los parones afectaban más a Nadal que a Del Potro.

Al final, el juez de silla tuvo que advertir con la pérdida de un punto al equipo argentino para frenar a la eufórica hinchada americana. El aviso tuvo el efecto que Albert Costa reclamaba desde el segundo set. Fue con 4-5 para el de Tandil en el cuarto set, pero de una vez se logró amansar a las fieras. El 7-0 en el tie break que le endosó a Nadal a su jugador acabó de hundirlos, aunque tuvieron arrestos para animar a los suyos en la derrota. Bien al final, esa caballerosidad se echó en falta antes.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios