Un año del incendio de la planta de Ybarra en Dos Hermanas

Ybarra abrirá su nueva fábrica antes de 2018

  • La dirección de la empresa exige a la Junta ayudas para la puesta en marcha de la planta que conserva la plantilla de la anterior.

  • El Gobierno central ha eximido a la firma del pago a la Seguridad Social.

La nueva planta de Ybarra, aún en obras. La nueva planta de Ybarra, aún en obras.

La nueva planta de Ybarra, aún en obras. / José Ángel García

La nueva fábrica de Ybarra será una realidad antes de 2018. Así lo afirmó este lunes el comité directivo de este grupo de alimentación, icono de la industria sevillana, cuando se cumple un año del incendio que destruyó la antigua planta que la firma poseía desde la década de los 70 en Dos Hermanas. Las nuevas instalaciones se están levantando en el Polígono Aceitunero, también en término municipal nazareno. Los trabajos avanzan a buen ritmo tras una inversión de 40 millones de euros. Un desembolso en el que no han recibido ninguna ayuda de la Junta de Andalucía, de ahí que su presidente, Antonio Gallego, reclame a la Administración autonómica una subvención para la nueva fábrica, en la que se mantendrá el mismo número de empleos que en la anterior. Las instalaciones estarán equipadas con tecnología de último diseño.

Antonio Gallego. Antonio Gallego.

Antonio Gallego. / José Ángel García

En Ybarra, hace un año, todo eran cenizas. Un yermo gris en el que el fuego había calcinado una larga trayectoria. Doce meses después, la empresa sevillana mira con la mejor de las esperanzas hacia 2018. Será entonces cuando esta firma -famosa por su mayonesa, salsas y aceites- cumpla 175 años. Para entonces, el grupo industrial quiere tener ya en funcionamiento su nueva fábrica, instalada a dos kilómetros de la anterior, en el Polígono Aceitunero, donde hasta hace poco, como refirió uno de sus responsables, "sólo había campo y conejos". El terreno en el que ya se ha conseguido levantar la mayor parte de su estructura pertenecía al Consistorio nazareno. Fue permutado por el solar que ocupaba la fábrica incendiada. Allí sólo permanecerán las oficinas de la empresa, a las que no afectó el fuego.

Una zona de las instalaciones, aún en obras. Una zona de las instalaciones, aún en obras.

Una zona de las instalaciones, aún en obras. / José Ángel García

Debido a su gran volumen, las naves son visibles desde la N-IV que une Dos Hermanas con Cádiz, gracias en parte a la gran lona con el nombre del grupo. Para acceder a ellas hay que transitar por una carretera -no demasiado ancha- construida por esta enseña para llegar a la que será la entrada al nuevo edificio. Los trabajos se encuentran bastante avanzados. "Vamos a hacer en un año lo que, en circunstancias normales, se haría en tres", afirmó este lunes el presidente de Ybarra, Antonio Gallego, durante la visita que se organizó para los medios de comunicación al cumplirse un año del fatídico incendio. En aquel siniestro -salvo las referidas oficinas- se quemó todo. Incluidas las nuevas maquinarias que se habían comprado hacía poco. El recinto que ahora se construye estará equipado con la más alta tecnología. "Lo que perseguimos es la seguridad alimentaria y de las personas que aquí trabajan", incidió Gallego. Este principio ha obligado a diseñar un recorrido por la nueva fábrica que hará posible que sólo accedan a la planta donde se encuentra la maquinaria el personal exclusivo para su manipulación. "Los empleados se moverán por la planta alta, cuando bajen lo harán directamente hacia sus puestos, sin necesidad de desplazarse entre las máquinas", puntualizó Gallego.

Hace justo un año Ybarra amanecía en un yermo gris. Todo se perdió con el fuego

La parcela que era hasta hace un año propiedad municipal de Dos Hermanas y que fue permutada consta de 98.000 metros cuadrados. Las instalaciones que se construyen ocupan 36.000 metros cuadrados. La zona de fábrica estará equipada con 16 grandes máquinas que atenderán a las distintas líneas de envasado (mayonesas, salsas y aceites vírgenes extra, de oliva y girasol). Justo detrás se encontrará la denominada "sala de cocina" (elaboración de los productos) y el laboratorio, ya que esta enseña ha destacado los últimos años por ser una de las principales empresas que invierten en I+D+i. El almacén, por su parte, tendrá capacidad para albergar 20.000 huecos de palés.

El Ayuntamiento de Dos Hermanas permutó esta parcela por el solar de la fábrica calcinada

El objetivo del grupo de alimentación pasa por que la nueva fábrica se encuentre a pleno rendimiento a finales de año. Los plazos previstos se cumplen. En estos momentos se encuentran levantadas el 70% de las estructuras, cerramientos y cubiertas. Dicha fase concluirá dentro de un mes. A partir de entonces comenzará la obra civil: instalaciones de servicios (infraestructuras hidráulica y eléctrica así como el sistema contraincendios) y las líneas de producción (envasado y planta de proceso). En este proyecto trabajan más de 80 empresas. De hecho, en la obra civil lo harán más de 30. Esta construcción ha dado empleo a 150 personas.

Los empleados de Campofrío recibieron tres millones de la Junta de Castilla y León

La nueva fábrica ha supuesto para la firma un desembolso de 40 millones de euros, una inversión que ha salido íntegra de la empresa. El presidente del grupo aprovechó este lunes la oportunidad de expresar ante los medios de comunicación su queja por no haber recibido de la Junta "ni un solo euro" para este proyecto, que conservará el mismo número de empleados que trabajaban en la fábrica calcinada. "Las ayudas recibidas han sido cero", manifestó Gallego, quien, no obstante, "alberga la esperanza" de que el Ejecutivo andaluz destine "alguna subvención" a las nuevas instalaciones.

El máximo madantario de Ybarra sí reconoció que la enseña ha recibido ayudas del Consistorio nazareno y del Gobierno central, a través de la exención del pago a la Seguridad Social de los 170 trabajadores que tuvieron que acogerse al ERTE (Expediente de Regulación Temporal de Empleo). Este beneficio fiscal ya se aplicó cuando ardió la fábrica burgalesa de Campofrío en 2014, de ahí que los sindicatos lo exigieran para el incendio de la fábrica de Ybarra, siempre y cuando la empresa se comprometiera al mantenimiento de los puestos de trabajo, como ha sido. La ayuda del Ayuntamiento de Dos Hermanas se ha materializado en la permuta de terrenos. Por tanto, sólo le queda a la Junta "retratarse" con una de las empresas andaluzas más importantes en el sector de la alimentación. En el caso de Campofrío, la Junta de Castilla y León aportó los complementos a los trabajadores que se habían quedado temporalmente en paro. En total, fueron tres millones de euros.

Una vez que se ponga en marcha la nueva fábrica de Ybarra, Dos Hermanas contará con una de las plantas más modernas del sector agroalimentario europeo, "cualidad" que sus directivos consideran "más que justificada" para recibir ayudas de la Junta.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios