El A400M se librará de los planes de deslocalización de EADS a la zona dólar

  • El proceso no afectará al avión militar que se ensambla en Sevilla al estar financiado fundamentalmente por los gobiernos europeos · Los retrasos que sufre el programa no se traducirán en un recorte de plantilla

El A400M se libra de los planes de deslocalización de EADS. El presidente del consorcio aeroespacial europeo, Louis Gallois, anunció hace poco más de una semana que la compañía trasladará parte de su producción a la zona dólar para paliar la fortaleza del euro y la consiguiente pérdida de competitividad. Pero, ayer, el vicepresidente de Servicios de EADS-CASA y director del futuro Centro de Entrenamiento de Pilotos del A400M en Sevilla, Richard Thompson, manifestó que "la deslocalización no afectará a este programa y, por tanto, tampoco a Andalucía".

Pese a que Gallois advirtió que el proceso implicaría a "todos los aviones, aunque no a todas las piezas de los aparatos", el responsable de EADS-CASA matizó ayer que, en este caso, "estamos hablando de un programa militar que, básicamente, está financiado por los gobiernos de Europa", motivo por el cual no tendría sentido -ni contaría con apoyos- el traslado de parte de la fabricación a países del entorno del dólar -"tales como EEUU o los países del Lejano Oriente"-. "Tanto las plantas de producción de componentes, como la línea de ensamblaje final del A400M (FAL) -ubicada en Sevilla- están ya montadas en Europa y eso no va a cambiar", sentenció.

A su juicio, los planes del grupo europeo se aplicarán principalmente a la filial "Airbus y a la parte civil de la compañía". Y es que ésta es la que más sufre los efectos de un euro fuerte, puesto que "los aviones se venden en dólares, pero la mayoría de los costes se generan en euros, con la pérdida de competitividad que ello acarrea", señala.

En un tono marcadamente optimista, Thompson, que pronunció una conferencia en el Foro Torreblanca 2010, promovido por la escuela de negocios EOI y Sevilla Global, también se refirió a la posible repercusión que tendrá en Sevilla el anunciado retraso del programa A400M. "En el peor de los casos estaremos ante demoras de entre nueve meses y un año", indicó. Un contratiempo que, desde su punto de vista, "no tendrá ningún impacto en la plantilla de la FAL sevillana". "Necesitaremos esa mano de obra -formada y capaz- de cara al futuro, ya que trabajo es lo que nos va a sobrar". De ahí, que asegure que el plan de recorte de costes que se está estudiando para todo el grupo aeronáutico -similar al Power 8, aplicado exclusivamente a la división Airbus- "no se traducirá necesariamente en una eliminación de empleos". "Tenemos que encontrar otras maneras de ahorrar dinero para compensar las pérdidas que están provocando los retrasos del A380, del A400M y el desequilibrio entre el euro y el dólar; hay muchas cosas que se podrían hacer, tales como invertir en tecnología y mejorar los procesos de producción", adelantó el vicepresidente de Servicios de EADS-CASA, Richard Thompson.

En estos momentos, el primer A400M se encuentra en fase de montaje en la planta de la capital hispalense -arrancó en septiembre, seis meses después de lo previsto-. Allí ya están la mayoría de las piezas: alas, estabilizador vertical y horizontal, fuselaje... "lo último en llegar serán los motores, que, previsiblemente, lo harán a principios de 2008", vaticina Thompson. Así, y según sus previsiones, los ensayos de vuelo tendrán lugar en julio o agosto de 2009, y la entrega del primer aparato en abril de 2010. Con 192 pedidos, la carga de trabajo estará garantizada hasta 2021.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios