Adiós al Plan Prever del automóvil después de 11 ejercicios de vigencia

  • El programa de ayudas a la retirada de coches viejos desaparece hoy pese a la oposición de las principales asociaciones del sector

El sistema de achatarramiento de vehículos, denominado Plan Prever, orientado a mejorar la seguridad de los automóviles y a reducir las emisiones de CO2, se extinguirá hoy tras su entrada en vigor en 1997 y después de haber acogido a más de 3,3 millones de vehículos, que han supuesto un ahorro de más 4,2 millones de toneladas de CO2.

El pasado año, el Gobierno decidió el mantenimiento del Plan durante 2007 -con la exclusión de los vehículos más contaminantes- y el pasado mes de noviembre, tanto el secretario de Estado de Hacienda y Presupuestos, Carlos Ocaña, como el ministro de Economía y Hacienda, Pedro Solbes, confirmaron que no se prorrogaría en 2008.

El verdadero efecto benéfico de este plan era ayudar a la renovación del parque automovilístico español, ya que la base de la iniciativa era recibir una subvención -de 480 euros en el impuesto de matriculación- a cambio de la entrega del turismo o todoterreno con una antigüedad superior a los diez años, así como de vehículos comerciales de hasta 3,5 toneladas.

Según datos de la Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones (Anfac), durante los 11 primeros meses del año se acogieron a este programa 262.000 operaciones, lo que representa un descenso del 27,5 por ciento en comparación con 2006 -casi 100.000 registros menos.

Anfac indicó que estos casi 100.000 turismos de más de 10 años que continúan circulando por las carreteras españolas emiten más toneladas de CO2 al año -unas 44.000- que si se hubieran sustituido por vehículos nuevos.

La decisión de no renovar el Plan Prever por parte del Gobierno ha contado con la oposición de las principales asociaciones del sector de la automoción, como Anfac, Ganvam, Aniacam o Faconauto. Así, sus presidentes remitieron una carta a Solbes en la que exigían el establecimiento de un programa Prever a partir del 1 de enero de 2008, puesto que "no sólo se debe incentivar la adquisición de coches con menores emisiones, sino también potenciar el achatarramiento de los más contaminantes".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios