Airbus congelará la contratación de personal para facilitar la movilidad

  • No incorporará a nuevos trabajadores para sustituir las bajas por jubilación

  • De momento no se plantea despidos

  • Confirma que 500 empleos se ven afectados en Sevilla y 200 en Cádiz

Ensamblaje del A400M en Tablada. Ensamblaje del A400M en Tablada.

Ensamblaje del A400M en Tablada. / EFE

La reunión mantenida ayer entre Airbus y el comité intercentros español deja clara una cosa. La empresa no se plantea medidas drásticas por el momento por la reducción de la producción del A400M y el A380, y mucho menos despidos. La movilidad será el instrumento estrella, el primero que se aplicará y de acuerdo con los sindicatos, en un proceso de negociación para la reubicación de los trabajadores que acaba de comenzar.

La reorganización afecta a 850 trabajadores en toda España, de los que 500 corresponden a las plantas de Sevilla, y otros 200 a las plantas de Cádiz, 100 a Puerto Real y otros 100 al Puerto de Santa María, según informaron a Europa Press fuentes de Airbus. Otros 100 corresponden a Getafe y finalmente 50 a Illescas (Toledo).

Airbus y los sindicatos se acogerán para llevar esta reestructuración al artículo 60 del convenio colectivo (único para toda España), que refleja que en caso de ajustes se recurrirá a la movilidad en el propio centro primero; luego, al traslado de personal a otras plantas y, finalmente, en caso de que estas dos medidas no sean suficientes, a las suspensiones temporales de contratos y a la extinción de contratos temporales.¿Ha garantizado Airbus que no habrá ni ERE y ERTE, como afirmó la semana pasada Susana Díaz? Desde el comité se afirma Airbus les ha dicho que la información que tienen los sindicatos es la misma que tiene la Administración autonómica y ellos han recibido buenas intenciones y mucha voluntad, pero no garantía absoluta de que no habrá despidos.

De momento, tanto Airbus como sindicatos se ocupan del principio del camino y no se plantean hablar de salidas. La empresa ha presentado un documento con la previsión detallada de carga de trabajo para este año, pero el comité pide la estimación para 2019 y 2020 para tener más margen para hacer sus propuestas. En cualquier caso, exige que la movilidad de los trabajadores sea voluntaria y recuerda que en Airbus los trabajadores están muy acostumbrados a ella. "Somos 12.000 trabajadores en toda España y el índice de movilidad estuvo entre el 10% y el 12% en 2017, lo que corresponde a entre 1.000 y 1.200 personas", afirma Antonio Martín Jurado, presidente del comité intercentros de Airbus , donde CCOO es mayoritaria.Lo que sí se plantea Airbus es la toma de medidas a nivel externo que facilite que no haya despidos dentro de la matriz. Por ejemplo, propuso, a lo largo de la reunión de ayer, la congelación de las contrataciones nuevas. Es decir, se trata de cerrar la puerta a nuevos trabajadores que, por ejemplo, pudieran sustituir a los que se jubilan. Esto no incluye a los que están empleados ya en Airbus a través de Empresas de Trabajo Temporal (ETT), ya que la empresa tenía ya el compromiso previo de incorporar a estos trabajadores a su plantilla y los sindicatos van a exigir su cumplimiento durante el proceso negociador.

El comité pide, para facilitar la movilidad, actuar sobre los contratos de relevo, que según los cálculos sindicales son 200 al año y sumarían 600 en tres años. Son aquellos que se hacen para sustituir a aquellos trabajadores que se acogen a la jubilación parcial.

Con esos ajustes, mover personal del A400M y el A380 a otros programas será más factible y aún lo será más si Airbus también interviene en el trabajo subcontratado, un tema delicado dada la gran dependencia de la industria auxiliar en los programas afectados, especialmente el A400M, que se ensambla en Sevilla. "En algunos supuestos no se ha contado con nosotros -explica Antonio Martín Jurado-; no queremos cargarnos la industria auxiliar para salvar la matriz, pero hay determinadas subcontrataciones, determinados supuestos, que queremos revertirlos o pararlos", afirma. También pide "algún tipo de compensación" para las plantas perjudicadas por contratos con otros países, que exigen un retorno industrial que normalmente revierte negativamente en las fábricas de Airbus. Por último, los sindicatos exigen lo que llaman "internalización" de las cargas de trabajo; es decir, evitar en lo posible subcontratar en países low cost, lo cual sería una manera de compensar el perjuicio de la reducción de los programas del A400M y el A380 en la industria autóctona.

Martín Jurado ve también el lado optimista. El acuerdo de los países y Airbus que ha alargado el calendario de entregas y reducido el ritmo de producción afecta al empleo, sí, "pero ha evitado que el programa terminara en tres años; si todo hubiera seguido igual, hubiera acabado en 2020".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios