Andalucía deja de crecer por encima de España por el parón del consumo

  • El PIB se eleva un 0,5% en el primer trimestre frente al 0,8% español al frenarse el gasto de los hogares. En tasa anual, la región avanza a un ritmo del 3,3% frente al 3,4% nacional.

La economía andaluza registró en el primer trimestre del año un aumento del 0,5% respecto al trimestre anterior, un incremento tres décimas menor que el nacional (0,8%). Ello significa que el PIB regional pierde comba con respecto al ritmo del resto de España, fundamentalmente por el parón registrado en el consumo de los hogares. Según los datos del Instituto de Estadística y Cartografía de Andalucía (IECA), el gasto familiar descendió un 0,1% entre enero y marzo respecto al trimestre anterior, en contraste con el último trimestre de 2015, cuando registró un alza del 1,1%. Es un parón bastante significativo, sobre todo si se tiene en cuenta que en España este indicador creció un 0,9% en el primer trimestre, incluso más que el 0,8% del final del año pasado.

Hay factores que han podido frenar incluso una mayor caída, como el fuerte avance del gasto público (3,6%) y de la inversión (5,4%), que suele tener un comportamiento muy positivo en todos los inicios de año. Las exportaciones siguen cayendo (-0,7%) aunque menos que entre octubre y diciembre (-1,3%). En todo caso, el balance de la demanda externa es negativo por la subida de las importaciones, del 1,1%. Por sectores, el que mejor se comporta es el agrario (8,5%), empujado por el punto álgido de las campañas, seguido de construcción (4,3%) y servicios (0,6%). Sin embargo, la industria sufre un bajón del 5,4%, continuación del ya registrado en el último trimestre. Lo más positivo es que la economía andaluza encadena ya 12 trimestres consecutivos de tasas positivas (desde el segundo trimestre de 2013).

Pese a la pérdida de impulso del inicio del año, el crecimiento interanual (es decir, respecto al primer trimestre de 2015) es apreciable, del 3,3%, aunque una décima menor que el nacional. En la segunda mitad de 2015 el PIB andaluz avanzó a mayor ritmo que España, con tasas de crecimiento del 3,7% en el tercer trimestre y el 3,6% en el cuarto, frente al 3,4% y el 3,5% en España. Este mayor empuje parece perderse en el primer trimestre.

El avance interanual se sustentó en la demanda interna con una contribución de 3,6 puntos al crecimiento agregado. El consumo de los hogares ralentizó algo su impulso (del 3,8% al 3,7%) y el gasto público se desaceleró del 4,2% de final de año al 3,4%. La inversión también pierde fuerza, tras pasar del 4,9% al 2,4%

Sí se intensificó el ritmo de crecimiento de las compras de bienes y servicios al exterior, que aumentaron en el primer trimestre un 5,4%. Y se aceleró el dinamismo de las exportaciones de bienes y servicios, que crecieron un 5,5% interanual, el doble que en el trimestre precedente, y muy por encima de la media nacional (3,7 %).

El crecimiento de la actividad productiva y la demanda, pese a su desaceleración, ha tenido un impacto muy positivo en el mercado laboral y, en el primer trimestre, el empleo creció por noveno trimestre consecutivo a un ritmo interanual del 4,5%, más de un punto por encima de la media en España (3,2%).

Esto supuso una generación de 128.353 empleos equivalentes a tiempo completo en Andalucía entre el primer trimestre de 2015 y el primero de 2016 y más del 20% (21,2 %) de los creados en España, muy por encima del peso relativo de Andalucía en este terreno.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios