Andalucía se desconecta del fuerte auge de la energía solar fotovoltaica

  • La comunidad cierra el año con un máximo de 40 megavatios, disminuyendo su cuota respecto al total nacional hasta el 8,6% · Los empresarios reclaman más agilidad y menos normas a la Junta

Comentarios 6

Andalucía es, teóricamente, el paraíso para el desarrollo de las tecnologías de producción de electricidad a partir del sol, gracias a la radiación media de la que disfruta: cada metro cuadrado de territorio recibe a la hora suficientes rayos de sol como para generar 4,75 kilovatios (ver mapa).

Pero la realidad es que la construcción de parques solares fotovoltaicos se está convirtiendo en muchos casos en un infierno para los promotores por la madeja legal que rodea la aprobación de estas instalaciones y que provoca que el plazo para su puesta en marcha se sitúe entre un año y medio y dos, el doble que en las dos Castillas o Navarra.

La consecuencia es que la comunidad andaluza sigue estando descolgada este año del fuerte crecimiento de este sector a escala nacional en los dos últimos ejercicios y cerrará 2007, según las previsiones comunicadas por la Agencia Andaluza de la Energía a la patronal fotovoltaica Asif, con un máximo de cuarenta megavatios (Mw) operativos. Esto supone un alza del 90 por ciento respecto al cierre de 2006. Pero es un crecimiento inferior al del conjunto de España (ver tabla) y rebaja la cuota de Andalucía respecto al total nacional hasta el 8,6 por ciento desde el 12,6 por ciento del año anterior. Andalucía es así la quinta región del ranking autonómico, por detrás de Valencia, las dos Castillas y Navarra.

Pablo Alonso, delegado de Asif en Andalucía, asegura que la comunidad debe aspirar a una cuota de entre el 18 y el 20 por ciento y exige que la reiterada voluntad política expresada por la Junta de promover el desarrollo fotovoltaico se conjugue con agilidad y eficiencia en la resolución de los trámites necesarios.

"Andalucía ha desarrollado un tejido de promotores e instaladores muy nutrido y bien repartido geográficamente por toda la región. Esto es una garantía para su desarrollo futuro porque la generación está cerca de los puntos de consumo, es decir, justo el modelo que se conoce como generación distribuida y que defiende la UE". Esto coloca a la región en una coyuntura "envidiable si se simplificaran los trámites".

Alonso cree insostenible que la instalación de un parque esté regulada por tres órdenes distintas, por la Ley de Fomento de las Energías Renovables o por las modificaciones del la Ley del Suelo, "y esto sólo desde 2004", recuerda. A ello se añade una nueva orden que, desde 2008, establecerá los criterios para adjudicar potencia (500 Mw en una primera fase) para instalaciones renovables y que, en la práctica, ignora a la fotovoltaica y se centra en la eólica. Se trata de la capacidad pendiente del plan energético anterior, el 2003-2006, como adelantó este periódico el pasado lunes.

"Esta regulación va a paralizar aún más a la solar porque los medios de la Junta se van a volcar en los expedientes eólicos", vaticina. Pese a ello, Alonso detalla que la Agencia de la Energía quiere que se produzca un vuelco en el retraso de Andalucía y prevé contar con 150 megavatios operativos antes de octubre de 2008, cuando cambiarán las primas que subvencionan la generación de electricidad en huertos y cubiertas solares. Las actuales permiten cobrar entre un 240 y un 575 más sobre la tarifa que regula anualmente el Ministerio de Industria.

"Si las primas disminuyen, será más seguro crear plantas donde más sol haya, es decir, que tenemos una ventaja competitiva frente a otros territorios con menos radiación una vez llegue el nuevo escenario". Esas nuevas primas están negociándose entre Asif e Industria.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios