Andalucía busca despegar en el complejo negocio del espacio

  • La aeronáutica regional quiere diversificar hacia un sector de tecnología sofisticada y potencial exportador. Alter, Navair o Teams son los referentes.

Andalucía no quiere quedarse descolgada del despegue que la industria espacial está experimentando en España y Europa. Pese a que la región presume de ser fuerte en el sector aeronáutico, aún está en pañales en lo que al espacio se refiere. Apenas un puñado de empresas y centros tecnológicos se han adentrado en un complejo negocio en el que es sumamente difícil entrar. Grupo Alter, Navair, Teams, Catec, así como algunos grupos de investigación de la universidad son los referentes con los que cuenta la comunidad.

Pero, ¿por qué diversificar hacia este ámbito? El tejido empresarial lo tiene claro: por su alto valor añadido, su tecnología sofisticada, su inversión en I+D y su potencial exportador. España es ya la quinta potencia espacial europea en términos de facturación (740 millones de euros) y empleo (más de 3.300 trabajadores), cuenta con una veintena de compañías potentes y ha dado un salto exponencial en los últimos años desde la producción de pequeños componentes al desarrollo de satélites completos. Pero Andalucía no acaba de subirse al carro.

Precisamente por ello, la Junta -a través de Extenda y la Agencia Idea- y el constructor aeroespacial europeo EADS reúne estos días en Sevilla a unas 80 empresas del sector en un encuentro que persigue que las firmas andaluzas hagan contactos con otras compañías, incluidas las grandes tractoras: EADS-Astrium, Thales Alenia Space, Boeing y Lockheed Martin. Una cita en la que ayer se anunció que el nuevo plan de acción del sector para 2014-2017 incluirá por primera vez acciones específicas que favorecerán el desarrollo de las actividades espaciales.

Las empresas andaluzas que ya se han metido en este terreno tienen interesantes proyectos entre manos. La sevillana Navair, una de las pocas que se dedican a la fabricación de componentes para el sector espacial y no a los servicios, trabaja desde hace años para EADS-Astrium, compañía a la que suministra componentes para su lanzadera Vega. Concretamente, fabrica el conjunto de mazos de la parte superior del cohete, donde va toda la electrónica de a bordo, una carga de trabajo que podría duplicarse en breve dado que el grupo europeo reasignará el paquete que tenía otra compañía del norte de Europa. El segmento espacial representa el 7,5% de la facturación total de Navair, que asciende a tres millones de euros.

La también hispalense Teams puede presumir de realizar todos los ensayos mecánicos de control de producción de EADS-Astrium en España -el resto los realiza el INTA-. Su negocio espacial aún supone un 2% de sus ingresos (4,9 millones), pero ya está sentando las bases para trabajar para la Agencia Espacial Europea (ESA).

El centro tecnológico Catec realiza piezas metálicas para el cohete Ariane 5 y pronto lo hará para el 6, pero lo mejor de todo es que las fabrica con un método nuevo (ALM) que permite aprovechar el 100% del material y que sólo tiene otra empresa en Asturias, pero no del sector espacial. El peso del espacio en su facturación es de 200.000 euros sobre seis millones.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios