Aprobada la nueva Ley de Turismo, que impulsa un modelo sostenible

  • La nueva norma busca crear empleo y asegurar que la actividad siga siendo uno de los motores económicos andaluces · Homogeneiza la definición de suelo de uso turístico

El Pleno del Parlamento andaluz aprobó ayer, con los votos a favor de PSOE-A e IULV-CA y la abstención del PP-A, la nueva Ley de Turismo de Andalucía, que sustituirá a la vigente norma de 1999 para adecuar las políticas autonómicas en esta materia a los cambios producidos en el sector y al nuevo modelo de economía sostenible que impulsa el Gobierno andaluz.

Con el objetivo de asegurar que el turismo siga siendo uno de los principales motores económicos de Andalucía, el texto recoge en sus 84 artículos medidas de ordenación, promoción, mejora de la accesibilidad a los recursos, impulso a la cooperación público-privada, fomento de la creación de empleo y reforzamiento de las garantías de calidad y seguridad para usuarios y trabajadores.

Entre sus principales novedades, prevé la creación de nuevos instrumentos de planificación coordinados con las políticas de ordenación del territorio para lograr un mejor aprovechamiento de los recursos y actividades de cada zona. Asimismo, establece una reclasificación de la oferta; introduce la regulación de nuevas fórmulas de negocio como la propiedad horizontal e incluye medidas para potenciar las actuales políticas de calidad e innovación.

La norma incorpora también las medidas de simplificación de trámites previstas en la Directiva Europea de Servicios en el Mercado Interior con el fin de agilizar la creación de empresas turísticas. Entre ellas destaca la sustitución de la autorización administrativa para el inicio de la actividad por una declaración responsable del interesado, verificable a través de la posterior actuación inspectora.

El proyecto sitúa al territorio como principal recurso de la actividad turística en Andalucía. De acuerdo con ello, potencia los instrumentos de planificación existentes y crea nuevas figuras como los Marcos Estratégicos para la Ordenación de los Recursos y Actividades Turísticas. Estos documentos determinarán el modelo de desarrollo aplicable a cada territorio a partir de la identificación de necesidades concretas relativas a infraestructuras, productos o servicios.

De este modo, fijarán los criterios para la aprobación de nuevos Programas de Recualificación de Destinos en espacios turísticamente saturados. En la misma línea y, a través de una disposición final, el texto modifica la Ley de Ordenación Urbanística de Andalucía en el sentido de homogeneizar en toda la comunidad la definición de suelo de uso turístico para su correcta calificación dentro de los planeamientos municipales. De acuerdo con ello, tendrán esta consideración los terrenos que se destinen a alojamiento turístico en al menos un 50% de su edificabilidad total. De ello, el 5% podrá dedicarse a servicios diferentes del alojamiento.

La normativa regulará nuevas fórmulas de negocio como los alojamientos turísticos en regímenes de propiedad horizontal y condominio, que deberán ser gestionados bajo el principio de unidad de explotación.

Junto con estas nuevas regulaciones, la nueva ley establece una reclasificación de la oferta para introducir la distinción básica entre los servicios turísticos (alojamiento, intermediación, información, turismo activo, restauración y catering) y las actividades con incidencia en el sector (estaciones de esquí, campos de golf, puertos deportivos, parques temáticos, programas de difusión cultural y congresos y eventos empresariales).

Por último, el texto refuerza las políticas de calidad e innovación que actualmente desarrolla la Junta, con proyectos como la Comunidad Turística de Andalucía, el centro de innovación Andalucía Lab y el nuevo Plan de Calidad Turística 2010/12. En el ámbito de la promoción, se potencia la consideración de la región como destino turístico global proyectado de forma unitaria en los mercados nacional e internacional.

La nueva ley ha contado en su elaboración con la participación de los agentes sociales y económicos, además de ser ratificado por el pleno del Consejo Andaluz de Turismo, principal órgano consultivo de la Administración autonómica en la materia. Asimismo, se han recogido consideraciones tanto del Consejo Consultivo como del Consejo Económico y Social (CES) de Andalucía.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios