Atlantic Copper bate su récord de producción y vuelve a los beneficios

  • La fundición cierra 2012 con un resultado positivo de 21 millones tras dos años de pérdidas

Atlantic Copper regresó en 2012 a los beneficios de la mano de un récord de producción, un mejor tipo de cambio, el control de los costes y un año entero de refino frente a un 2011 en el que desarrolló una parada programada. El resultado de este cóctel fueron 21 millones de euros en positivo a pesar del leve descenso de la facturación, tras dos ejercicios en pérdidas.

La fundición de cobre, la segunda de Europa, alcanzó unas ventas de 2.105 millones de euros en un ejercicio histórico para la compañía, que superó todos sus récords con 1.027.000 toneladas de concentrado de cobre fundidas, la producción de 274.000 toneladas de cátodos de cobre y más de un millón de toneladas de ácido sulfúrico. La producción de la refinería de cobre se completó con medio millón de toneladas de silicato de hierro y las cincotoneladas de oro y 66 toneladas de plata obtenidos en los lodos electrolíticos. Y como novedad, crece la chatarra (el 30% de la producción mundial de cobre es reciclado): se fundieron 26 toneladas.

Frente a la competencia creciente de los países emergentes, Atlantic Copper se vuelca en el control de los costes para mejorar sus resultados. Lo consiguió en 2012, año en el que logró la reducción del coste unitario por tonelada producida y, fundamentalmente, disminuir el consumo energético, algo imprescindible ante el progresivo aumento de los precios de la energía (un 87% en una década). En esa guerra de la eficiencia, la factoría onubense se sitúa en la mitad de la tabla de las refinerías con menor coste de producción del mundo, la cuarta más eficiente en materia energética.

Según la directora general Económico-Financiera, Macarena Gutiérrez, se ha realizado "un importante esfuerzo de gestión y de adaptación a las circunstancias del mercado", una adaptación que incluye un aumento de la exportación ante la caída del consumo nacional: por segundo año consecutivo, la cifra de exportación se acercó a los 1.000 millones de euros. También se han ejecutado mejoras en la producción, con el aprovechamiento al máximo de los materiales, incluso aquellos que antes eran tratados como residuos o subproductos pero con los años han resultado más que aprovechables. Por ejemplo, Atlantic Copper ha puesto en marcha un proceso de recuperación del níquel y del selenio, elemento este último clave en la fabricación de televisores de última generación. Asimismo, mejoró hace unos años los canales de comercialización del ácido sulfúrico después de quedarse sin su principal cliente, Fertiberia.

Pero su negocio es el cobre, repiten desde la empresa. Un mercado que también bate récords, con un consumo en progresivo incremento de la mano de la expansión asiática (se prevé que en China siga aumentando a un ritmo de un 5% anual) y con numerosos proyectos mineros en desarrollo, entre ellos tres de la matriz de Atlantic Copper, Freeport McMoRan. En ese contexto, la compañía norteamericana (la segunda productora de cobre del mundo) se planteó la posibilidad de ampliar alguna de sus fundiciones o construir una nueva para hacer frente a la futura demanda de refino de cobre, opción sobre la que aún no ha tomado una decisión.

Según explica el director general de Metalurgia de la compañía, Miguel Palacios, "tanto Huelva como Miami (otra de las fundiciones de Freeport) estamos trabajando en la ingeniería y los proyectos necesarios para una ampliación". En el caso de Huelva se barajan dos posibilidades: ampliación de la factoría o la construcción de una segunda línea de refino, que aumentaría en un 50% la capacidad de producción actual de la planta. En cualquiera de los dos casos, "con un efecto muy positivo sobre el empleo".

A lo largo de 2012, la plantilla media de Atlantic Copper fue de 619 personas, a los que se suman otras 400 que trabajaron diariamente en la fábrica a través de contratas. Así, el empleo directo superó el millar de personas; el indirecto e inducido llegaría hasta 2.000 según las estimaciones de la empresa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios