Ávila señala que la reforma laboral no está consiguiendo más empleo

  • En la clausura de las jornadas, el consejero destacó que desde que empezó la crisis en 2007 la población activa de Andalucía ha crecido más que en Suecia y Austria juntas o más que la suma de Bélgica y Holanda

Los dos grandes capítulos que han contribuido a que se dispare el desempleo en Andalucía, desde que empezó la crisis, han sido el hundimiento de la construcción y un notable aumento de la población activa. En la clausura de unas jornadas técnicas sobre Mercado laboral, organizadas por el Grupo Joly, editor de este diario, el consejero de Economía, Antonio Ávila, ha subrayado el aumento de la población activa desde 2007. La cifra, 300.000 personas, es tan notable que supone que más de un tercio (un 36%) de los nuevos activos incorporados a la economía española son andaluces. Si se compara con otros países, supera la incorporación al mercado de trabajo que se ha producido en Bélgica y Holanda juntas o la suma de Suecia y Austria.

En Andalucía se ha más que duplicado el paro en los últimos cinco años, pero la Eurozona ha alcanzado su nivel más elevado y en 11 comunidades autónomas ha crecido más que aquí. "En Baleares se ha multiplicado por cuatro, y en Cataluña, Valencia, Castilla-La Mancha o Canarias se ha más que triplicado". El consejero añadió que las perspectivas en el futuro no son mejores, porque la reforma laboral no está consiguiendo los objetivos perseguidos. Y el abaratamiento del despido está reduciendo empleo indefinido. En un solo trimestre este año se ha destruido más empleo que en todo el año pasado.

Ávila se lamentó de la reducción de 400 millones en políticas activas de empleo decidida por el Gobierno central, que ha supuesto la no renovación de 1.700 orientadores, promotores y agentes locales de empleo. Destacó el plan de choque a favor del empleo, de 200 millones, decidido por el nuevo Gobierno andaluz. Y, finalmente, explicó algunas fortalezas del mercado de trabajo andaluz, utilizando como base 2008: "Andalucía ha aumentado la población activa cualificada en un 12%, 4,5 puntos más que la media nacional; nuestras exportaciones han crecido un 43%, casi el triple de la media de las comunidades autónomas; la dotación de capital productivo se ha incrementado en un 8%, y el gasto en I+D+i lo ha hecho en un 17%".

En la primera mesa redonda, dedicada a la integración en el mercado laboral, participaron los secretarios generales de la CEA, UGT y CCOO de Andalucía. Manuel Pastrana (UGT) dijo que no hay ningún motivo para el optimismo, porque "la situación económica no va a permitir crear empleo neto en España en más de una década y media". En opinión del dirigente ugetista la nueva normativa laboral generará empleo en condiciones leoninas para los trabajadores.

Por el contrario, Antonio Carrillo (CEA) destacó que la reforma laboral busca una mayor empleabilidad de los trabajadores y flexibilidad interna en las empresas y que su organización comparte esos objetivos, aunque reconoció que no será suficiente para crear empleo. Añadió que la mejor política activa de empleo es la creación de empresas, la formación de jóvenes orientada a la vocación empresarial y el acceso a financiación de las empresas. "La ecuación es riqueza, empleo y bienestar social".

Este extremo fue discutido por Pastrana, que se basó en el caso alemán: "Ese modelo no se produce en Alemania, en donde hay entre ocho y diez millones de trabajadores a los que el empleo no les da para vivir". Francisco Carbonero (CCOO) calificó al sector financiero como "el eje del mal" y lo explicó: "han especulado, han burlado los mecanismos de control y se ha tardado, pero al final ha habido una quiebra del sector bancario". El dirigente de Comisiones cifró en un 30% la pérdida de la masa salarial del país como consecuencia de la crisis. Y reprochó a todos los partidos políticos estar ausentes de ideas y en concreto al Gobierno andaluz que no haya convocado a los agentes sociales tres meses después de las elecciones. También reprochó a la patronal que estaba ausente y que representaba a las empresas del Íbex. Este extremo fue rechazado por Carrillo, quien explicó que la CEA representa básicamente a empresas medianas y pequeñas, que están intentando aguantar, aumentar la exportación y mantener el empleo.

Pastrana reivindicó la tradición de diálogo entre patronal y sindicatos. Carbonero resaltó que ese entendimiento es imprescindible para la paz social, y añadió que "la negociación colectiva va a ser una fuente de conflictos". Carrillo puntualizó que quedan unos 200 convenios colectivos por cerrar. Pastrana agregó que "llevamos 20 años sin conflictividad y ahora todos los días hay manifestaciones y conflictos en las empresas".

En la segunda mesa redonda, sobre oportunidades de negocio en la economía actual, participaron José Luis Perea, coordinador de la Asociación de trabajadores autónomos de Andalucía, Francisco Moreno, vicepresidente de la Confederación de entidades para la economía social de Andalucía, y Mariano Romero, gerente del Consorcio de Joyeros de Córdoba.

Perea (ATA) resaltó que hay 470.000 autónomos en la región, que representan el 80% del tejido empresarial. Y se lamentó del miedo al riesgo y al fracaso de los jóvenes andaluces: "Sólo el 3% crea su propia empresa". Moreno (Cepes) resaltó la importancia de la economía social como una oportunidad para los jóvenes: "No necesita una gran aportación de capital y uno se convierte en socio, dueño y trabajador". Y está muy extendida por Andalucía, en un 82% de los municipios está implantada la economía social; en algunos sitios como la empresa más importante de la localidad.

Romero explicó el caso concreto del sector de joyeros de Córdoba, que pasó de las 4.000 empresas que tenía hace 20 años a 2.400 y con la crisis a 600. Innovación, diseño, nuevos procesos productivos, inglés, son algunas de las aportaciones de las nuevas empresas. También acuerdos y alianzas. Sobre financiación Moreno resaltó la indefensión de los pequeños: "Si debes 6.000 euros, tienes un problema con el banco; si debes 600 millones, el banco tiene un problema contigo".

En la tercera mesa redonda, sobre la formación como salida para afrontar la crisis, participaron Javier María de Domingo, director del Área de Empresas y Administraciones Públicas de la EOI, Luis Miguel Pons, director general del Instituto de Estudios Cajasol y Miguel Ángel Torrico portavoz del Ayuntamiento de Córdoba. Torrico lamentó que los ayuntamientos tengan tan escaso papel institucional en los entes de formación. Pons subrayó que a sus alumnos de posgrado les inculcan que no piensen en quién les puede contratar, sino en qué negocio pueden poner. Y Domingo explicó que hasta ahora hemos enfocado muy mal la formación. "Habrá 9.000 millones de habitantes en la tierra en 2050 dispuestos a comprar algo y ese es el mercado. Y no nos han enseñado desde pequeños a emprender. Hay que estar muy especializado. Y abierto a experiencias interdisciplinares: médicos con ingenieros, agroalimentación con biotecnología... Especializado e híbrido, ese es el futuro".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios