BBVA eleva la previsión de crecimiento hasta el 3,1% este año en Andalucía

  • La entidad bancaria justifica el empuje en el tirón del turismo, el despertar de la construcción o una política fiscal neutra y espera que se generen 200.000 empleos netos hasta 2018

Los economistas de BBVA han elevado sus estimaciones y prevén que Andalucía incrementará su Producto Interior Bruto (PIB) un 3,1% este año -una décima por encima de la media española- y tres décimas más que en 2016. En un informe publicado en febrero pensaban que el aumento sería del 2,7% en la región, por lo que la revisión al alza es más que llamativa en tan corto periodo de tiempo. Piensan además que se generarán 200.000 empleos netos en la región entre 2017 y 2018 y que la tasa de paro en la comunidad se quedará a finales del próximo ejercicio en el 23,5%. Así se señala en el estudio Situación Andalucía presentado ayer en Málaga por Rafael Doménech, responsable de Análisis Macroeconómico de BBVA Research, y José Ballester, director de la Territorial Sur.

BBVA es, como puede observarse, bastante más optimista que Unicaja en sus previsiones, pues Analistas Económicos de Andalucía, el grupo de estudios dependiente del banco andaluz, auguró este pasado martes un crecimiento de la economía regional del 2,4% para 2017 y una tasa de paro para este mismo año del 26,9%, que va más en sintonía con las estimaciones de la Junta de Andalucía y de otras instituciones. ¿Por qué difieren tanto las previsiones de crecimiento para un mismo año? Al hablar de expectativas, depende de cómo cree cada grupo de estudios que puede afectar la incertidumbre geopolítica reinante en Estados Unidos, Europa y otros puntos del planeta. BBVA piensa que el famoso viento de cola impulsará más la economía andaluza. En cualquier caso, todas las estimaciones son positivas y se verá al final del año quién se ha acercado más a la realidad.

Doménech destacó que "hemos revisado ligeramente el alza del crecimiento en Andalucía hasta el 3,1% en 2017 y al 2,7% en 2018" porque, entre otros aspectos, "Andalucía ha tenido una aceleración de la actividad a partir del tercer trimestre de 2016 y eso nos hace pensar que puede crecer más que España". Doménech justificó ese optimismo hacia la economía andaluza en el hecho de que "todos los datos apuntan a una mejoría al alza". En este sentido, subrayó el auge turístico, el despertar del sector de la construcción, que la Junta de Andalucía se puede permitir una política fiscal neutra tras ajustar el déficit -provocando a su vez un mayor empleo público- y un mayor beneficio a corto plazo por el aumento del salario mínimo interprofesional. Las exportaciones andaluzas, además, "han recuperado el ritmo rápidamente tras el estancamiento que hubo en 2015, por lo que en menos de un año se ha cerrado la brecha". Doménech, de hecho, apuntó que el crecimiento estimado del 3,1% "es prudente".

De cara al empleo, BBVA cree que se generarán 200.000 empleos netos entre 2017 y 2018 y que la tasa de paro caerá hasta el 23,5% el año que viene, algo digno de mención pero que tampoco es para sacar el cava porque, aun así, seguirá muy lejos de la media española que, a su vez, también es mucho mayor que la de otros países como Alemania donde el paro está en torno al 5%. "La tasa de paro es inaceptablemente alta y hay que trabajar para reducirla", señaló Doménech en referencia tanto a Andalucía como al conjunto nacional. Este experto lamentó que la región andaluza lleve décadas con altas tasas de desempleo y apuntó que la única forma de paliar esta lacra es con "una regulación más eficiente", a la vez que criticó la "enorme" dualidad entre trabajadores indefinidos y temporales. "El reto es crear más y mejor empleo con menor estacionalidad, que sea estable y productivo", remarcó. No obstante, Doménech matizó que "hay señales alentadoras y parece que ha habido cierto cambio en el modelo productivo, con mayor productividad por hora trabajada que es lo que está detrás de los salarios".

El paro es un problema estructural que no se va a solucionar de la noche a la mañana, máxime tras la fuerte crisis vivida en los últimos años pero siempre hay luz al final del túnel. El informe destaca que en 2018 la renta per cápita en Andalucía estará menos de dos puntos por debajo de la existente antes de la crisis -en 2016 se ha cerrado con un diferencial de cuatro puntos- y esperan que en 2019 se pueda alcanzar el volumen precrisis.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios