La firma china BWI rechaza instalarse en Delphi por los altos costes salariales

  • La empresa comunica que se llevará la fábrica de amortiguadores prevista para Puerto Real a Europa del Este · La Junta intentará que cambie de opinión en una reunión que se celebrará la próxima semana

Comentarios 5

La empresa de capital chino BWI (Beijing West Industries Co. Ltd) no instalará en los terrenos de la antigua Delphi la que estaba llamada a ser su nueva planta de fabricación de amortiguadores en Europa. Así se lo comunicó el pasado martes un responsable de ese negocio al viceconsejero de Economía, Innovación y Empleo, Luis Nieto. Lo más llamativo son los motivos que da la empresa para renunciar: los costes de mano de obra planteados en las negociaciones para ubicarse en los terrenos de Puerto Real.

La comunicación enviada a diferentes cargos de la Junta en Cádiz y en Sevilla, a la que ha tenido acceso este periódico, explica: "Acabamos de terminar una reunión interna en BWI, comparando los costes de fabricación en Puerto Real con otros lugares en la antigua Europa del este. El resultado es muy desfavorable para Puerto Real, por lo que la decisión de BWI ha sido no continuar con el proyecto en la zona". Y añade: "Hemos barajado, incluso, la obtención de alquiler cero para la planta, así como la última propuesta de CCOO y UGT sobre acuerdo salarial pero, tal como he venido anunciando desde hace un mes, los costes de mano de obra propuestos están tan lejos de las otras opciones estudiadas que hacen inviable el proyecto. Por ello, quiero anunciar que no habrá más reuniones al respecto. Quiero agradecer el esfuerzo y el tiempo dedicados a este proyecto aunque haya resultado fallido". En la comunicación no se detalla cuál es ese alto coste salarial.

Esta decisión tuvo rápida respuesta el pasado jueves por parte del mismo viceconsejero Luis Nieto. En una carta remitida al portavoz de BWI, señala que el equipo de su Consejería ha puesto a lo largo de los últimos meses a disposición del grupo empresarial "los potenciales incentivos, atención a grandes proyectos, así como todo el esfuerzo y compromiso para que se instale en Puerto Real", por lo que subraya que reciben la "inesperada" noticia "con estupor".

Nieto explica que tienen "la completa seguridad de que la antigua factoría de Delphi constituye el enclave ideal para la nueva planta de fabricación de amortiguadores en Europa, tanto por la preparación y experiencia del personal cualificado existente en la Bahía, como por la existencia de unas instalaciones que se adecúan a los requisitos que exige el proyecto". Por último, el viceconsejero finaliza reiterando "el máximo apoyo a la instalación del proyecto de BWI en la Bahía de Cádiz" y esperando que durante la reunión que habían concretado para ayer por la tarde pudieran "continuar la línea de trabajo establecida para el desarrollo de los posibles términos de la ubicación y el apoyo que fuese necesario de la Junta, al objeto de que se pudiera reconsiderar dicha comunicación".

Sin embargo, fuentes de la Junta sólo confirmaron ayer que la próxima semana intentarán que los empresarios cambien de opinión en una nueva reunión, cuyo día no se ha fijado. Esto significa, además de un nuevo fiasco empresarial para la Bahía de Cádiz, que el colectivo de ex trabajadores de Delphi se queda sin aspiraciones de recolocación.

En las últimas reuniones celebradas en Sevilla entre los ex Delphi y la Junta, se habló de la posible llegada de BWI y los responsables sindicales explicaron a la plantilla que, de concretarse, los sueldos no serían los que tenían cuando la antigua multinacional funcionaba.

Por otra parte, el interés mostrado por la Junta se traduce en más de 50 contactos entre reuniones, cartas o contactos telefónicos con BWI. El primero se produjo el pasado mes de febrero y la primera reunión formal, en el mes de mayo. En una de las cartas remitidas desde la Junta a la empresa, concretamente el pasado 18 de julio, la Administración expresó su agradecimiento por el interés de la compañía en instalarse en la zona. Pero además, le expuso una estimación general del apoyo económico que el Gobierno de la Junta podía ofrecer al proyecto de inversión. Al respecto, añade el documento, que según la información proporcionada "nos permite realizar una estimación" y evalúa la inversión del grupo de capital chino en unos 29 millones.

Así, la Administración informó a BWI de que el proyecto para la planta de amortiguadores "podría obtener apoyos económicos por parte de la Junta de Andalucía y del Gobierno de España de un 20% aproximadamente en ayudas directas" -lo que supondría unos 5,8 millones de euros en ayudas-, "así como obtener financiación reembolsable del programa de fondos de la Junta y del Programa Reindus para la convocatoria de 2013 del Gobierno de España". No son los únicos argumentos que ofrece la Administración autonómica para facilitar la implantación de este proyecto.

A continuación, en la misma carta, además de solicitar a la firma más detalle de su plan de inversión, le informó de la posibilidad de tramitar esta iniciativa mediante la solicitud de Proyecto de Interés Estratégico, "lo que permitiría una tramitación en procedimiento, licencias y permisos administrativos más rápidos que permitiría el inicio de su actividad productiva en Andalucía".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios