El Banco de España alerta de que la caída del PIB acabará con el superávit

  • El organismo dibuja un escenario de incertidumbre en el que la economía sólo crecerá este año al 2,4%, el paro repuntará y la inflación no bajará del 3,6% · Solbes asegura que toma nota para elaborar los Presupuestos

Comentarios 7

La economía española no crecerá este año al ritmo del 3,1% previsto por el Gobierno, sino sólo a un 2,4%, cifra que se reducirá hasta el 2,1% en 2009. Esos son los augurios que formula el Banco de España en su Boletín mensual de marzo, en el que advierte que la moderación del crecimiento tras el 3,8% registrado en 2007 será la consecuencia del menor empuje de la demanda nacional, especialmente de la inversión y, en menor medida, del gasto de las familias. Todo ello en un contexto de ajuste inmobiliario. Consecuencias: el empleo crecerá la mitad que en 2007 y el paro repuntará.

El lado positivo es que se reducirá la aportación negativa del sector exterior y mejorará ligeramente la productividad. No obstante, el menor avance del PIB vendrá acompañado de una reducción del superávit de las cuentas públicas, que, de representar el 2,2% del PIB en 2007, pasará al 1,2% este año y prácticamente desaparecerá en 2009, al caer hasta dos décimas.

El ministro de Economía en funciones, Pedro Solbes, afirmó que el Ejecutivo estudiará las estimaciones del Banco de España y las tendrá en cuenta al redactar los próximos Presupuestos Generales, aunque advirtió que al realizar sus cálculos el Gobierno ya alertó de que existían "claros riesgos" a la baja.

El organismo dirigido por Miguel Ángel Fernández Ordóñez admite que las previsiones están sometidas a "notables dosis de incertidumbre" derivadas de la posibilidad de que la desaceleración de EEUU sea mayor de lo esperado, del alcance de las turbulencias financieras o de un ajuste más acusado del mercado inmobiliario, por lo que reconoce que el escenario tiene más riesgos a la baja que al alza.

Las previsiones, formuladas a partir de un barril de petróleo a 96 dólares y un tipo de cambio de 1,48 dólares por euro, indican que la economía española se moverá este año en un contexto internacional "menos favorable". Así, el consumo privado crecerá un 2,3%, nueve décimas menos que en 2007, mientras que el público se desacelerará tres décimas, hasta el 4,8%. Más acusada será la caída de la inversión, que pasará de crecer un 6% al 1,5%.

El alza de los alimentos elaborados y de los precios de la energía provocará que la inflación crezca hasta el 3,6%, frente al 2,8% de 2007, para caer al 2,3% en 2009 siempre que el precio del petróleo se relaje. También se resentirá el empleo: crecerá un 1,5%, la mitad que el pasado año, y un 1,1% durante 2009. Así, la tasa de paro aumentará desde el 8,3% de 2007 al 9% este año y el 9,8% el siguiente. Lo que sí mejorará será la productividad, desde el 0,8% de 2007 al 0,9% este año, y la tasa de ahorro de los hogares, que crecerá en 2008 tres décimas, hasta el 10,8 %.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios