El Banco de España anima a las entidades "más vulnerables" a explorar las fusiones

  • El subgobernador ve "margen" para subir las comisiones y continuar con el ajuste de oficinas

Más concentraciones en España antes de dar el salto a Europa. Eso es lo que pidió ayer el subgobernador del Banco de España, Fernando Restoy, al sector financiero. Animó a llevar a cabo fusiones domésticas como forma de ahorrar costes en un escenario de caída en picado de la rentabilidad, sobre todo por parte de "las entidades más vulnerables". Aunque, a su juicio, esto sería sólo la antesala de lo realmente necesario: las uniones paneuropeas. "Los riesgos estarían mucho más diversificados y se fortalecería la unión económica y monetaria", defendió.

En los Cursos de Verano en Santander organizados por la APIE, la UIMP y BBVA, Restoy explicó que las entidades españolas están "esperando al momento más oportuno" para dar ese paso al frente, dadas las turbulencias que atraviesan ahora los mercados. Reconoció que en España ya ha habido un intenso proceso de concentración y que otros países europeos tienen el mercado más fragmentado. Aún así, recalcó que "hay margen sin que esto llegue a afectar a la competencia". Pero negó que el Banco de España vaya a hacer de casamentero. "Las entidades de mayor vulnerabilidad deberían pensar en esta posibilidad", instó.

El subgobernador indicó que "lo ideal" serían las "concentraciones transfronterizas" para lograr bancos más eficientes, pero alertó sobre varios frenos que lo impiden. "La legislación y la supervisión no están primando estas operaciones", dijo, a lo que añadió que tener tantas entidades no cotizadas y ligadas a la industria nacional "podría estar inhibiendo el interés de bancos de fuera y viceversa".

Restoy vio margen para que el sector suba las comisiones y ajuste su red de sucursales. Señaló que las entidades necesitan mejorar una rentabilidad muy mermada en los últimos años sobre todo por los bajos tipos de interés e indicó que "hay cierto recorrido" para subir las comisiones y para apoyarse en la digitalización del negocio para rebajar costes. "Las nuevas tecnologías permiten hacer lo mismo con menos sucursales", resaltó.

En cuanto a la posibilidad de que Bankia se convierta en un banco público, como defiende algún partido político en su programa electoral, subrayó que el Gobierno que lo intente "se enfrentará a enormes dificultades" porque hay un firme compromiso con Bruselas sobre la "fecha de caducidad" del Estado en su accionariado (debe salir a finales de 2017).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios