Bruselas da seis meses a MasterCard para cambiar su sistema ilegal de comisiones

  • La Comisión Europea ha amenazado a la compañía con una multa diaria del 3,5 por ciento de su facturación.

La Comisión Europea ha anunciado que el sistema de comisiones que aplica MasterCard restringe la competencia y ha dado a la compañía emisora de tarjetas un plazo de seis meses para modificarlo, bajo amenaza de una multa diaria del 3,5 por ciento de su facturación.

El ejecutivo de la UE llegó a la conclusión de que la comisión de intercambio -la que pagan por cada operación los bancos propietarios del terminal instalado en los comercios a las entidades emisoras de las tarjetas- por el cobro con tarjetas MasterCard y Maestro eleva injustificadamente el coste de operar con tarjeta.

Esta tasa se aplica prácticamente en todo los pagos transfronterizos en Europa y en los domésticos en Bélgica, Irlanda, Italia, República Checa, Letonia, Luxemburgo, Malta y Grecia.

En un comunicado, la Comisión explicó que la comisión de intercambio de MasterCard oscila entre el 0,4 y el 1,05 por ciento del valor de la transacción en el caso de las tarjetas de débito Maestro, y entre el 0,80 y el 1,20 por ciento en el caso de las de crédito MasterCard.

En el caso de las tarjetas Maestro, se suma un fijo de 0,05 euros por operación.

Según los datos de Bruselas, aproximadamente el 45 por ciento de todos los pagos con tarjeta en el Espacio Económico Europeo se efectúan con MasterCard o Maestro, tarjetas que son aceptadas en alrededor del 85 por ciento de los negocios en este área.

El Ejecutivo comunitario aclaró que las comisiones de intercambio no son ilegales como tal, pero sólo pueden ser aceptadas si contribuyen al desarrollo técnico y económico y benefician a los consumidores.

En el caso de MasterCard, la comisaria europea de Competencia, Neelie Kroes, denunció que su sistema "infla" el coste de las operaciones y supone un "riesgo" de que los consumidores paguen dos veces por los mismos servicios: una a través de las comisiones anuales que abonan a sus bancos y otra al repercutir en el precio final de los productos la comisión que deben pagar los comerciantes.

En una rueda de prensa, Kroes aseguró que la decisión de la CE es "un auténtico regalo de Navidad" para los consumidores y advirtió a MasterCard de que "no sería inteligente" tratar de recuperar el dinero que ya no ganará con estas comisiones aumentando otros cargos.

La comisaria confió en que la compañía estadounidense modifique cuanto antes su sistema, en el que deberá justificar todas las comisiones que imponga que, en cualquier caso, tendrán que ser "mucho más bajas de las que tiene hoy".

A lo largo de cuatro años de investigación, MasterCard no ha sido capaz de demostrar ningún efecto positivo en la innovación o la eficiencia del sistema que justifique sus comisiones, aseveró.

Bruselas hizo hincapié en el tamaño del negocio de las tarjetas en Europa y, así, señaló que cada año se efectúan en la UE más de 23.000 millones de pagos con tarjetas de crédito y débito, por un valor superior a 1,3 billones de euros.

Además, Kroes destacó la importancia de la decisión tomada hoy por la CE de cara a la puesta en marcha a principios de 2008 del área única de pagos en la zona euro (SEPA, en sus siglas en inglés), que ofrecerá infraestructuras de pago integradas y la posibilidad de transferir fondos con libertad, independientemente de donde esté el usuario.

La comisaria vaticinó que MasterCard desistirá de su intención de establecer comisiones de intercambio en el nuevo sistema y el resto de partes interesadas tendrá un marco normativo más claro para operar en él.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios